ILGALAC and the coronapapers that were not included

On May 17th on the occasion of the International Day against homophobia, transphobia and biphobia, The International Organization of Lesbians and Gays in its chapter for Latin America and the Caribbean / ILGALAC has launched a publication with “16 articles written by LGBTI activists from all over the Americas Latin and the Caribbean” as reviewed on the website. No, they are not from all of Latin America. There are no activists from Cuba, Nicaragua and Venezuela. Why?

ILGALAC, the institution, is kidnapped by people with deep left-wing ideological biases that prevent them from recognizing human rights violations in countries such as Cuba, Nicaragua and Venezuela and any other that appears to be from the left wing, although in practice it is not. We cannot speak for Cuba, Mexico or Nicaragua, we can speak for Venezuela.

ILGALAC, that is, the people who control it, try to make this Venezuelan reality invisible for the second time. In our opinion it is because their ideological bias prevents them from doing it. They did so in the ILGA Report on State Homophobia in 2019. Fortunately, after a letter of protest that we, Union Afirmativa, sent, ILGA International rectified the report at the end of that same year with an update that included somewhat information much closer to our tragic reality in Venezuela.

Since 2015 we have been suffering the consequences of a Complex Humanitarian Emergency, now aggravated by Covid 19. A long-standing crisis that Venezuelan human rights organizations had warned would happen. In the face of this reality, there has been no credible declaration by ILGALAC, nor has there been any other text from the Latin American women’s movements and feminist groups, that support Venezuelans or reject the government. On the contrary, if there have in fact been mentions of support for what they believe was or is a left-wing government like that of Chávez (1999-2013) and that of Maduro but never putting the at the center the Venezuelan people, who suffer the consequences of a system of government that is not democratic.

The only explanation we can imagine is that some members of ILGALAC have deviated from the true mission of an organization that works for human rights and have interposed their personal ideologies, which leads them to defend governments instead of defending LGBTI people who are suffering the consequences of undemocratic governments. These are the same people who verbally attacked our Coordinator Quiteria Franco and Deputy Tamara Adrián at the Meeting on LGBTI Leadership in 2019 in Colombia.

We understand that ILGALAC is an independent organization with a board of directors that decides on its activities and actions, but we are strongly struck by the fact that in its forums, talks, meetings, reports or publications there are never independent Venezuelan activists as guests speakers. The most evident sample is this recent document entitled the coronapapers, where activists or researchers with texts on Cuba, Nicaragua and Venezuela are absent. You have decided to remove these three countries and their human rights activists and defenders from the map of the Americas and the Caribbean. Including Venezuela and its reality in its activities will not make them improve, but it will make them visible and help for those who suffer inside and outside the country is a possibility. But excluding them reduces your personal and institutional credibility.

We deeply regret that the Latin American and Caribbean section of an organization like ILGA that in its beginnings and for a long time has been a world reference has deviated from its mission towards LGBTI people.

We hope that ILGA International will take the appropriate measures on this matter that has been going on for far too long.

We are #BreakingTheSilence as the motto of this 2020 on the International Day against homophobia, biphobia and transphobia. Let’s break the silence and talk about the governments that oppress LGBTI people, especially in times of the coronavirus.

We share a recently published document in which we summarize the situation of lesbian, gay, bisexual, trans and intersex people in Venezuela in the context of the Complex Humanitarian Emergency and now aggravated by COVID 19.

 

Emergencia Humanitaria Compleja, coronavirus y personas LGBTI en Venezuela

 

 

 

 

Compartir

Ilgalac y los coronapapers… que no están

ILGALAC y los coronapapers…  que no están

El pasado 17 de mayo en ocasión del Día Internacional contra la homofobia, transfobia y bifobia, La Organización Internacional de Lesbianas y Gays en su capítulo para Latinoamérica y el Caribe/ILGALAC ha lanzado una publicación con “16 artículos escritos por activistas LGBTI de toda América Latina y el Caribe” como lo reseña en la página web. No, no son de toda América Latina. No están los activistas de Cuba, Nicaragua y Venezuela.  ¿Por qué?

ILGALAC, la institución, está secuestrada por personas con profundos sesgos ideológicos de izquierda que les impide reconocer las violaciones de derechos humanos en países como Cuba, Nicaragua y Venezuela y cualquier otro que en apariencia sea de izquierda, aunque en la práctica no lo sea.  No podemos hablar por Cuba, México o Nicaragua, si podemos hacerlo por Venezuela.

ILGALAC, es decir, las personas que la controlan, intentan invisibilizar, por segunda vez, esta realidad venezolana. A nuestro parecer es porque se los impide su sesgo ideológico. Lo hicieron en el Informe de ILGA sobre Homofobia de Estado en 2019. Afortunadamente, posterior a una carta de protesta que enviamos desde Unión Afirmativa,  ILGA Internacional rectifico el informe a finales de ese mismo año con una actualización en el cual se incluyó información algo más apegada a nuestra trágica realidad en Venezuela.

Desde 2015, en Venezuela estamos padeciendo las consecuencias de una Emergencia Humanitaria Compleja, ahora agravada por el Covid 19. Una crisis de larga instalación que las organizaciones de DDHH venezolanas habían advertido que sucedería. Ante esta realidad, no ha habido por parte de ILGALAC, como tampoco la ha habido de los movimientos de mujeres y grupos feministas latinoamericanos, textos ni de apoyo a los venezolanos ni de rechazo al gobierno, que sean creíbles y apegados a la realidad. Por el contrario, si ha habido menciones de apoyo a lo que ellos creen que fue o es un gobierno de izquierda como el de Chávez (1999-2013) y el de Maduro pero nunca poniendo en el centro al pueblo venezolano que sufre las consecuencias de un sistema de gobierno que no es democrático.

La única explicación que podemos imaginar es que, algunos integrantes de ILGALAC, se han desviado de la verdadera misión de una organización que trabaja por los derechos humanos y han interpuesto sus ideologías personales, lo cual les lleva a defender gobiernos en lugar de defender a las personas LGBTI que están sufriendo las consecuencias de gobiernos no democráticos.  Son esas personas las mismas que atacaron verbalmente a nuestra Coordinadora Quiteria Franco y a la Diputada Tamara Adrián durante un foro sobre la situación de Venezuela en el Encuentro sobre Liderazgos LGBTI en 2019 en Colombia.

Entendemos que ILGALAC es una organización independiente con una junta directiva que decide sobre sus actividades y acciones, pero nos llama poderosamente la atención que en sus foros, charlas, conversatorios, encuentros, informes o publicaciones nunca hay presencia de activistas venezolanos independientes en calidad de invitados ponentes. La muestra más evidente es este reciente documento titulado los coronapapers, donde no están presenten activistas o investigadores con textos sobre Cuba, Nicaragua y Venezuela. Han decidido eliminar del mapa de las Américas a estos tres países y a sus activistas y defensores de derechos humanos.  Incluir a Venezuela y su realidad en sus actividades no hará que estas mejoren, pero si hará que estas sean visibles y que la ayuda para quienes padecen dentro y fuera del país sean una posibilidad. Pero excluirlas, les resta a ustedes  credibilidad personal como activistas y a ILGALAC como institución u organización regional. Los mas de cinco millones de personas que han huido de Venezuela y están en condición de migrantes y refugiados según ACNUR y OIM han hecho que la situación de nuestro país sea muy difícil de ocultar.  

Lamentamos profundamente que la sección Latinoamericana y del Caribe de una organización como ILGA que en sus inicios y durante mucho tiempo ha sido una referencia mundial se haya desviado de su misión para con las personas LGBTI.

Esperamos que ILGA Internacional tome las riendas de este asunto que ha estado sucediendo durante demasiado tiempo.

Estamos #RompiendoElSilencio como el lema de este 2020 en el Día Internacional contra la homofobia, bifobia y transfobia. Rompamos el silencio y hablemos sobre los gobiernos que oprimen a las personas LGBTI, sobre todo en tiempos del coronavirus.

Les compartimos un documento de reciente publicación en el cual resumimos la situación de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex en Venezuela en el marco de la Emergencia Humanitaria Compleja y ahora agravada por el COVID 19.

Emergencia Humanitaria Compleja, coronavirus y personas LGBTI en Venezuela

 

Compartir

Organizaciones LGBTI ante el Acuerdo de la Asamblea Nacional

Organizaciones LGBTI ante el Acuerdo de la Asamblea Nacional

 

Les activistes y organizaciones de Derechos LGBTIQ+ mediante este comunicado rechazamos la posición contra el reconocimiento de Derechos Humanos que la Asamblea Nacional ha expresado en el “Acuerdo sobre Acciones Tendientes a Visibilizar y Mitigar el Impacto Diferenciado del COVID-19 sobre Población de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros e Intersex como Consecuencia de la Homofobia, Transfobia y Bifobia” introducido por la Diputada Tamara Adrián siendo aprobado por mayoría en la sesión del martes 19 de mayo de 2020.

 

Dicho acuerdo según palabras de la misma parlamentaria sufrió modificaciones por el partido Primero Justicia que incluyó la frase en defensa del artículo 77 de la Constitución, lo que representa una contradicción al espíritu mismo del Acuerdo.

 

Dentro del documento emitido, el punto Quinto establece que: “Se exhorta a las Comisiones Permanentes y Subcomisiones del Parlamento la revisión de la legislación vigente en Venezuela para proponer a la plenaria proyectos de ley que acaben con la segregación legal y establezcan la igualdad efectiva ante las personas LGBTI incluyendo el inciso “sin perjuicio de lo establecido en el artículo 77 de la CRBV. Siendo éste el artículo que establece la protección por parte del Estado del matrimonio entre un hombre y una mujer.

 

Desde nuestra perspectiva como activistas, movimientos y organizaciones LGBTIQ+ el uso de la coletilla para finalizar el Quinto Punto es un intento de obstaculizar la materialización de progresividad en nuestros derechos, recalcando y sobreponiendo la protección constitucional que tiene el matrimonio entre hombre y mujer y no las uniones entre personas del mismo sexo o lo establecido en los artículos 19, 20, 21, 22 y 23 de nuestra Carta Magna. De allí que el artículo 77 Constitucional pese a no prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo posiciona en una situación de desigualdad frente a la institución conformada entre un hombre y una mujer.

 

Es deber de la Asamblea Nacional acatar la Opinión Consultiva OC-24/17 publicada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) el 9 de enero de 2018, en la cual se indicaba que todos los Estados pertenecientes a la Organización de Estados Americanos tienen la obligación de reconocer las uniones entre parejas del mismo género en igualdad de condiciones que las uniones entre parejas de diferente género, y la identidad de las personas trans, incluyendo el género con el que se identifican y el nombre que elijan, como parte del derecho humano a la identidad que tienen todas las personas, a través de trámites administrativos, gratuitos, confidenciales y expeditos.

 

Subrayamos que esta posición de la Asamblea Nacional y su mayoría de Diputados es cónsona con la decisión del Parlamento en el año 2014 de no debatir el proyecto de Matrimonio Igualitario. No incluir derechos LGBTIQ+ en el llamado “Plan País” ni legislar sobre las demandas y exigencias históricas que el Estado venezolano mantiene con nuestro colectivo.

 

También es consecuente con la posición LGBTIQfóbica del resto de Poderes Públicos en Venezuela que bloquean el avance de los derechos civiles como el Tribunal Supremo de Justicia que tiene engavetadas seis demandas vinculadas a la causa igualitaria, incluyendo la interpuesta por la misma diputada Tamara Adrian sobre su derecho a la identidad de género, pendiente por respuesta desde el año 2004.

 

En el marco de la Emergencia Humanitaria en Venezuela y de la crisis por el COVID-19, la situación de vulnerabilidad de las personas LGBTIQ+ aumenta día tras día. Los intereses políticos, las posturas religiosas, el silencio y la negación a legislar o tomar medidas contundentes en materia de políticas públicas sobre la protección de derechos de nuestro colectivo se traduce en vidas, en indignidad y representa una violación a los Derechos Humanos y son responsabilidad hoy de quienes ostentan un curul en el parlamento y representan la pluralidad de ideas, creencias y sentires del país.

 

Alzamos la voz para denunciar que las personas LGBTIQ+ enfrentamos mayores amenazas debido a la vulnerabilidad ocasionada por el desconocimiento histórico de las instituciones y que esas vulnerabilidades se multiplican en grupos de mayor riesgo dentro de nuestra población: Niñes LGBTIQ+, infantes transgénero, personas con discapacidad, de pueblos indígenas, de tercera edad, trabajadoras sexuales, mujeres lesbianas, bisexuales y trans, intersexuales, personas no binarias, migrantes y refugiades, afrovenezolanes, campesines, personas que viven con VIH o condiciones crónicas y quienes están en situación de calle. Es necesario que desde el Estado, especialmente desde el poder Legislativo, se fijen posturas frente a estas realidades.

 

Insistimos en que sin reconocimiento de derechos para todas las personas, incluyendo a personas LGBTIQ+, no se visualiza un escenario democrático sostenible en Venezuela. No existirá inclusión e igualdad si millones de ciudadanes estamos por fuera de cualquier proyecto. La violencia contra gais, lesbianas, bisexuales, transgénero, intersexuales y queers en Venezuela es estructural: empieza en nuestras casas y escuelas y se replica en liceos, universidades, espacios públicos, empresas, puestos de trabajo, hospitales, medios de comunicación, iglesias e instituciones. Debemos dar pasos contundentes para acabar con ella.

 

En ese sentido, activistas, movimientos y organizaciones LGBTIQ+ en Venezuela y el exilio unimos nuestras luchas y voces para:

 

  1. Repudiar los intentos partidistas de impedir reiteradamente el avance de los derechos LGBTIQ+ desde el seno del poder Legislativo y exigimos al resto de bancadas y partidos políticos presentar al país una postura contundente e inequívoca y propuestas concretas en materia de derechos de la población LGBTIQ+

 

  1. Exigir a la Asamblea Nacional la modificación inmediata del Acuerdo aprobado de forma poco transparente y respaldar la versión original de la propuesta.

 

  1. Exigir que se inicie en el menor plazo posible dentro de las Comisiones y Subcomisiones del Parlamento la revisión de la legislación y la recepción de proyectos de Ley que reconozcan y garanticen los derechos de la población LGBTIQ+ en su pluralidad y diversidad como el Proyecto de Ley de Identidad de Género, la Ley contra crímenes y Discursos de Odio y una Ley Antidiscriminación contra personas LGBTIQ.

 

  1. Exigir a la Asamblea Nacional abrir en primera discusión la propuesta del proyecto de Ley de Matrimonio Igualitario introducido en 2014 por más de 40 organizaciones de la sociedad civil y 20.000 firmas de respaldo.

 

  1. Exigir la inclusión de activistas, movimientos y organizaciones LGBTIQ en Venezuela y el exilio dentro de las iniciativas propuestas para aportar distintos puntos de vista en los procesos de revisión y debate de proyectos de Ley que incluyan también a personas LGBTI que formen parte de otros grupos vulnerables (migrantes, personas con discapacidad, adultos mayores, pueblos indígenas, de otras razas y personas que viven con VIH)

 

  1. Exigir que se reconozcan y garanticen no sólo el Derecho a la Identidad y al Matrimonio Igualitario, sino también a la Vivienda, la Alimentación, el Trabajo, la Educación, la Salud, la Familia, el Debido Proceso y a cualquier otro derecho, garantizando así el cumplimiento de los tratados y acuerdos internacionales en esta materia.

 

  1. Hacer un llamamiento a todas las personas LGBTIQ+ que militan en los partidos políticos venezolanos a que alcen su voz y derrumben los muros que impiden el debate de la agenda igualitaria en sus toldas políticas y que prioricen, en este momento crucial, la lucha por derechos civiles frente a la militancia. Su resistencia y su voz es fundamental para esta lucha histórica.

 

Nuestros derechos son impostergables

 

Organizaciones nacionales:
– SOMOS
– Central ASI
– NUDDSO
– Joven Pride
– Prodiversxs
– Desiguales
– Diferentxs
– Provea
– Positivos en Colectivo
– Fundación Reflejos de Venezuela
– Unión Afirmativa
– País Plural
-Venezuela Diversa A.C
– Venezuela Igualitaria
Internacionales:
-Red Internacional de Activistas LGBTIQ Venezolanes Refuigiados y Migrantes.
– Aremidiar /Argentina
– Fuvadis / Colombia
-America Diversa / Estados Unidos
– Colective Trascendentes
Activistas:
-Jose Manuel Simons / Chile
-Juan Carlos Viera / Mexico
– Richelle Briceño
– Jeffrey Rodríguez
– Yendri Velásquez
-Ower Alexander Oberto / Canada Activista PVVIH y Refugiados

Compartir

Unión Afirmativa solicita modificación de Acuerdo de la AN sobre personas LGBTI

Unión Afirmativa solicita modificación del Acuerdo de AN sobre personas LGBTI.

ACUERDO SOBRE ACCIONES TENDIENTE A VISIBILIZAR Y MITIGAR EL IMPACTO DIFERENCIADO DEL COVID19 SOBRE LA POBLACIÓN DE LESBIANAS, GAYS, BISEXUALES, TRANSGENERO E INTERESEX COMO CONSECUENCIA DE LA HOMOFOBIA TRANSFOBIA Y LA BIFOBIA

 

Agradecemos la Iniciativa de la Diputada Tamara Adrián al presentar esta propuesta de acuerdo ante la plenaria de la Asamblea Nacional de Venezuela. No obstante, nos permitimos hacer las siguientes observaciones al documento publicado.

El punto en agenda para el día 19 de mayo, nos sorprendió la manera como fue redactado el texto, el cual citamos: “proyecto de acuerdo sobre el impacto diferenciado en la salud del COVID 19 en el marco del 17 de mayo declarado por la Asamblea Nacional en 2016 como día Nacional contra la Homofobia, Trasfobia y Bifobia”. Logramos entender que se trata del impacto diferenciado del COVID 19 en las personas LGBTI.  Es importante, cuidar las formas y maneras en que se emprenden ciertas iniciativas.

Destacamos que no se haya consultado a la sociedad civil sobre  dicho “Acuerdo” y sus implicaciones, tal como corresponde en una sociedad democrática en la que los poderes se reúnen y discuten con las organizaciones de derechos humanos  y en temas específicos para escuchar recomendaciones y hacer contribuciones o modificaciones, en caso de ser necesarias . En nuestro caso, por ejemplo, que trabajamos por los derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex.  

Tuvimos oportunidad de ver por la sesión de la Asamblea a través de la plataforma YouTube, por el canal de la Asamblea Nacional. En dicha sesión se leyó y aprobó un acuerdo que contenía cinco considerandos y puntos de acuerdo. Sorpredentemente, en horas de la noche, se publica en las redes sociales el documento del Acuerdo en el que se incluye un nuevo punto de acuerdo identificado como el número cinco el cual se lee lo siguiente:  

QUINTO: Revisar, a través de las Comisiones Permanentes y Subcomisiones de la Asamblea Nacional, la legislación vigente en Venezuela, para proponer a la plenaria proyectos de ley que acaben con la segregación legal y establezcan la igualdad efectiva ante la ley de las personas gay, lesbianas, bisexuales, transgénero e intersex, sin perjuicio de lo establecido en el artículo 77 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

El artículo 77 de la Constitución el cual dice: Se protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, fundado en el libre consentimiento y en la igualdad absoluta de los derechos y deberes de los cónyuges. Las uniones estables de hecho entre un hombre y una mujer que cumplan los requisitos establecidos en la ley producirán los mismos efectos que el matrimonio.

Esta mención al artículo 77 de la Constitución tira por tierra cualquier intento de coadyuvar en la eliminación de la discriminación a las personas LGBTI en Venezuela. Ya que a todas luces revela la negación de la posibilidad de que las parejas del mismo sexo puedan contraer  matrimonio en igualdad de condiciones que las parejas de distinto sexo.

Es un uso malintencionado de la Sentencia 190 del Tribunal Supremo de Justicia del año 2008 en caso de recurso de interpretación solicitado por Unión Afirmativa para seguir segregando y discriminando a parejas del mismo sexo.   

Haber incluido esa mención va en contra del principio de igualdad y discriminación y cualquier intención inicial del Acuerdo para visibilizar y mitigar las consecuencias diferenciadas de la Emergencia Humanitaria Compleja y el COVID 19 en las personas LGBTI.

Esa mención además sienta un precedente lamentable en el respeto a los derechos humanos y el principio de progresividad de los mismos.

Reiteramos nuestro agradecimiento a la Diputada Adrián quien tuvo esta iniciativa en el cumplimiento de sus funciones como servidora pública y expresamos nuestro total apoyo al resto del contenido del Acuerdo.

Por lo tanto, solicitamos a la Asamblea Nacional

  1. Hacer una modificación inmediata del punto Quinto el Acuerdo publicado el día 19 de mayo de 2020, titulado: ACUERDO SOBRE ACCIONES TENDIENTE A VISIBILIZAR Y MITIGAR EL IMPACTO DIFERENCIADO DEL COVID19 SOBRE LA POBLACIÓN DE LESBIANAS, GAYS, BISEXUALES, TRANSGENERO E INTERESEX COMO CONSECUENCIA DE LA HOMOFOBIA TRANSFOBIA Y LA BIFOBIA.
  2. Incluir el compromiso de la Asamblea Nacional de cumplir con la Opinión Consultiva OC24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre identidad de género e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo, en la que se insta a los Estados signatarios de la Convención Americana y miembros del Sistema Interamericano de Derechos Humanos a emprender las acciones con el fin de que todos los ciudadanos sin distinción alguna puedan disfrutar del derecho al matrimonio y a la identidad de género auto percibida.

 

  1. Emprender las modificaciones pertinentes a los instrumentos legales que impiden a las personas LGBTI el pleno disfrute de sus derechos humanos.

 

  1. Consultar a la sociedad civil organizada sobre las modificaciones a los instrumentos legales que lo ameriten. En especial a las organizaciones, grupos o personas LGBTi sobre leyes que les involucren o les sean pertinentes.

 

  1. Instamos a los Diputados y Diputadas de la Asamblea Nacional a actuar apegados a las leyes Nacionales e Internacionales en el cumplimiento de sus funciones. El deber de los servidores públicos es actuar en base a las leyes, normas y Pactos, Tratados y Convenciones Internacionales de Derechos Humanos que el Estado venezolano ha suscrito y ratificado, los cuales tienen prevalencia en el orden interno de acuerdo al artículo 23 de la Constitución Nacional.

 

 

 

 

 

 

Compartir

Emergencia Humanitaria Compleja, coronavirus y personas LGBTI en Venezuela

Emergencia Humanitaria Compleja,  coronavirus y personas LGBTI en Venezuela

A inicios de este 2020, se dieron a conocer varios informes sobre personas LGBTI en Venezuela. Vale la pena resaltar algunos puntos muy interesantes que nos sirvan para entender cómo se encuentra la población LGBTI en Venezuela para enfrentar un nuevo flagelo como es el coronavirus que viene a agravar la Emergencia Humanitaria Compleja en la que estamos desde hace ya demasiado tiempo.

Por Quiteria Franco

Ya a finales de 2018, Unión Afirmativa publicó un informe que daba cuenta de la situación de las personas LGBTI afectada por la EHC, se trata de  “Crisis política en Venezuela y sus efectos en la población LGBTI. 2018” esto es parte de lo que mencionamos en ese informe.

Condición pre/existente: antes de la Emergencia Humanitaria Compleja y antes del coronavirus

No existe en Venezuela una ley amplia que prohíba la discriminación por diversas razones, entre esas por razón de orientación sexual, identidad y expresión de género.  No se permite el matrimonio entre parejas del mismo sexo, a las personas trans no se les permite el cambio de nombre y sexo en sus documentos de identidad. Aún existe en la legislación venezolana la criminalización de las relaciones entre personas del mismo sexo, el Código Orgánico de Justicia Militar establece en su artículo 565 que “El oficial que cometa actos que lo afrenten o rebajen su dignidad o que permita tales actos, sin tratar de impedirlo por los medios autorizados por la ley, será penado con prisión de uno a tres años y separación de las Fuerzas Armadas. La misma pena se aplicará a todo militar que cometa actos sexuales contra natura.” Se prohíbe a personas homosexuales (mujer y hombre) y personas trans la donación de sangre. Y por último, existe discriminación en los ámbitos de salud, trabajo, educación, espacios públicos y privados, y en algunos medios de comunicación.

Personas LGBTI víctimas de violencia

Según un informe de la organización ACCSI sobre crímenes de odio desde enero de 2009 hasta agosto de 2017 hubo un total de 192 personas LGBTI fueron víctimas de violencia debido a su orientación sexual, identidad o expresión de género y un total de 109 personas LGBTI fueron asesinadas. En la región Centro y Sudamérica, Venezuela ocupa el cuarto lugar con mayor número de asesinatos a personas trans de acuerdo al Observatorio de personas trans asesinadas. [1] En este mismo informe se afirma que “Se desconoce el estatus de todas las investigaciones de los casos de asesinatos y agresiones contra personas de la comunidad LGBTI y personas no LGBTI. Por tanto, se puede deducir que la impunidad de los crímenes de odio motivados por la orientación sexual, identidad de género y expresión de género, real o percibida, se encuentra en un 100%. [2]

Durante la Emergencia Humanitaria Compleja

Como consecuencia de la EHC, han surgido nuevos delitos y violaciones a los derechos humanos de las personas LGBTI que ya hemos reportado en el informe de 2018, antes mencionado.

Personas LGBTI bajo formas de explotación o esclavitud

En el informe de Unión Afirmativa del año 2018, se reportó un total de 27 mujeres trans que habían sido rescatadas en España en un lugar donde las mantenían bajo trabajo sexual en condiciones de esclavitud. [3]   Igualmente, denunciamos el desabastecimiento de hormonas para el tratamiento que deben seguir las personas trans durante su proceso de transición, que obligo a muchas/muchos a consumir hormonas de uso animal; crecimiento del delito de trata de personas trans, prostitución por sobrevivencia por hombres homosexuales y mujeres trans, desabastecimiento y escasez de antiretrovirales para personas que viven con VIH. 

Contexto país ante la llegada del COVID 19

Alimentación: a finales de febrero, el Programa Mundial de Alimentos (WFP) publico un informe sobre los hallazgos de una evaluación de seguridad alimentaria en Venezuela realizada desde julio a septiembre de 2019. El informe revela que “el 7.9% de la población en Venezuela (2.3 millones) está en inseguridad alimentaria severa. Un 24.4% adicional (7 millones) está en inseguridad alimentaria moderada. Basándose en el enfoque CARI, WFP estima que una de cada tres personas en Venezuela (32.3%) está en inseguridad alimentaria y necesita asistencia.” [4]

En cuanto a la población LGBTI, según el informe comparativo de condiciones sociales, económicas, y culturales de la población LGBT venezolana en Venezuela y en el extranjero elaborado por la Diputada Tamara Adrián en 2019, 50% de las personas encuestadas (306) aseguran haber bajado de peso debido a una diminución en su ingesta alimentaria. Aseguran además realizar dos comidas o una comida al día. 

Hiperinflación: El mismo informe de WFP menciona que “La hiperinflación ha afectado la habilidad de las familias para adquirir comida y otras necesidades básicas. El 59% de los hogares no tiene ingresos suficientes para comprar comida y el 65% no es capaz de comprar artículos esenciales de higiene, ropa y calzado.”

Servicios básicos: agua, electricidad, transporte, gas, gasolina, internet.

El informe de WPF también recolectó datos sobre el acceso a servicios básicos (agua, saneamiento, vivienda, electricidad, instalaciones de cocina) para poder entender las condiciones de vida. Los resultados muestran que las familias están gravemente preocupadas por el deterioro de los servicios básicos. “Al momento de la encuesta, cuatro de cada diez hogares tenía interrupciones diarias en el servicio de electricidad y el 72% tenía un suministro irregular de gas. Cuatro de cada diez hogares tenía interrupciones recurrentes en el servicio de agua, por lo cual las familias tienen que usar estrategias alternativas como la compra de agua embotellada o el uso de camiones cisterna, para acceder a agua potable. El 25% de los hogares no tenía acceso estable a agua potable.”

Trabajo

En relación al empleo, la investigación de WPF revela que “cuando se les preguntó cómo ha afectado la situación actual en Venezuela las fuentes de ingreso del hogar, la mitad de los encuestados declaró haber tenido una pérdida parcial de sus ingresos (51%), como una reducción de sus salarios o la pérdida de un trabajo. Más de un tercio de los encuestados (37%) había experimentado una pérdida total de sus ingresos, como haber perdido su único trabajo o su negocio.”

En cuanto a las personas LGBTI Según un “Estudio diagnóstico sobre la situación laboral de jóvenes en condición de vulnerabilidad social en Venezuela, de la organización Acción Ciudadana contra el sida ACCSI en 2019 con 532 encuestas aplicadas 98% reveló que percibían sueldos o ingresos que no superaban los cinco salarios mínimos nacionales, menos de 1,90 US$ diarios. [5] [6] [7]

De las 532 entrevistas aplicadas, 28,2% pertenece a la comunidad LGBTI. La caracterización de este subgrupo recae fundamentalmente en la orientación sexual expresada por hombres y mujeres (19% gays, 4% bisexuales, 4% lesbianas y 1% pansexuales –persona que siente inclinación erótica-afectiva por las personas independientemente de su sexo, identidad de género u orientación sexual).

En el total del sector LGBTI consultado, el porcentaje de extrema pobreza laboral alcanza 98,6%, en el caso de los hombres esta cifra asciende a 100%, mientras que en las mujeres representa 94,3%.

Salud

El sistema de salud en Venezuela está en una situación de catástrofe, luego de décadas de mal manejo y corrupción, migración del personal de salud entre médicos, enfermeros, anestesiólogos entre muchos otros profesionales.

El jueves 21 de junio de 2018, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) publicó un informe sobre la situación sanitaria de Venezuela. Advierte que el país “ha estado enfrentando una situación sociopolítica y económica que ha afectado negativamente los indicadores sociales y de salud”. El documento da cifras sobre los brotes de difteria, sarampión, malaria e infecciones por VIH. La OPS muestra “inquietud” por el aumento de la mortalidad materna y en menores de 1 año, y la dificultad para acceder a los medicamentos y la atención adecuada de las personas con enfermedades crónicas potencialmente mortales. La OPS advierte que el sistema de salud venezolano está fragmentado y su capacidad para responder a las necesidades prioritarias disminuyó. [8]

Para 2018, la Federación Médica Venezolana estimaba que 22.000 médicos venezolanos habían emigrado, lo cual representa un tercio de los profesionales que había en el país en 2014. Por su parte, la OPS menciono que  el sistema de salud venezolano disponía de “una capacidad significativa” ya que cuenta con 288 hospitales, 421 centros de atención ambulatoria y 17.986 centros de atención primaria. Dos años han pasado de ese informe.

Hoy en día, los hospitales no están en condiciones de atender a la población actual aun en condiciones normales. Carecen de equipos y medicinas básicas. El sistema de salud venezolano cuenta con apenas 8 camas por cada 10.000 habitantes, según las últimas cifras manejadas por la OMS y algunos periodistas. La falla del servicio eléctrico fue responsable de 164 muertes en 2019.

El virólogo venezolano Julio Castro explicó que en el país solo hay disponibles 84 camas con ventiladores en las unidades de cuidados intensivos del país. La Encuesta Nacional de Hospital realizada por la organización de Médicos por la Salud arrojó que para 2019, la escasez de agua fue denunciada en el 70% de los hospitales del país, que tenían un servicio de agua intermitente y solo contaron con ello una o dos veces por semana. Y antes de la aparición del Covid-19 en Venezuela, más de un 53% de los hospitales no contaban con las mascarillas que debe usar el personal médico para evitar contagios. La escasez de medicamentos sigue ubicándose en el 80%. [9]

En cuanto a la población LGBTI, según el informe comparativo de condiciones sociales, económicas, y culturales de la población LGBT venezolana en Venezuela y en el extranjero elaborado por la Diputada Tamara Adrián en 2019, se encuesto a 306 personas en Venezuela, 91% son cisgénero y el 9% son personas trans.  El 100% de las personas trans aseguro no encontrar ni tener acceso a hormonas para realizar su tratamiento de reemplazo hormonal. Es bueno recordar que a diferencia de otros países, en Venezuela este tratamiento se hace de manera privada. En 2017, denunciamos que algunas personas trans informaron haber recurrido a consumo de hormonas animales para no detener su proceso de transición y sufrir las consecuencias.

Por su parte, las personas que viven con VIH, han manifestado no tener acceso a su tratamiento con antiretrovirales, debido a la escasez de tales medicamentos. En 2018, hubo 100% de desabastecimiento de ARV, según la RED venezolana de personas positivas. [10] [11]

Cabe destacar además que en recientes estudios elaborados por ONUSIDA en 2019, sobre prevalencia de VIH en Venezuela se encuesto a 283 hombres que tienen sexo con hombres/HSH, se confirma que existen centros de salud que mantienen prácticas de discriminación contra personas lgbti, dado que 38,8% manifestó haber sido discriminado en servicios de salud. Por su parte, cuando se le pregunto a 205 mujeres trans 3% reporto haber sido discriminada en servicios de salud.

Para muchas personas en Venezuela quedarse en casa es una medida que les lleva a plantearse “contagiarme con el COVID 19 o morir de hambre”. Otra realidad de quedarse en casa para los jóvenes y adolescentes homosexuales, bisexuales y trans es estar bajo un ambiente hostil debido a la discriminación de la que son objeto por parte de su familia. Es arriesgarse a ser echados a la calle, aunque vivir en la calle ya es una realidad para muchas otras personas en Venezuela.

Urge encontrar la manera para que las diferencias políticas dejen de ser un obstáculo en la implementación de soluciones a los problemas de la población venezolana, en especial, a quienes desde sus particularidades representan grupos vulnerables. Es durante las crisis cuando más atención debe darse a quienes están en una situación de mayor vulnerabilidad.  

 

[1] Informe Anual del TTM 2016. Disponible en http://transrespect.org/wp-content/uploads/2016/11/TvT-PS-Vol15-2016.pdf

[2]  Situación de derechos humanos en Venezuela.  http://www.oas.org/es/cidh/informes/pdfs/Venezuela2018-es.pdf

[3] Crisis política en Venezuela y sus efectos en personas LGBTI.  http://unionafirmativa.org.ve/unaf/wp-content/uploads/Crisis-pol%C3%ADtica-en-Venezuela-y-sus-efectos-en-las-personas-LGBTI.pdf

[4] WFP Venezuela — Evaluación de seguridad alimentaria: Principales hallazgos | Datos recolectados de julio a septiembre de 2019 https://reliefweb.int/report/venezuela-bolivarian-republic/wfp-venezuela-evaluaci-n-de-seguridad-alimentaria-principales

[5]  Mayoría de la población joven que tiene VIH e indígenas están en pobreza laboral extrema https://cronica.uno/mayoria-de-la-poblacion-joven-que-tiene-vih-e-indigenas-estan-en-pobreza-laboral-extrema/

[6] 98% de la población juvenil en Venezuela está en pobreza laboral extrema.  https://www.elimpulso.com/2020/02/13/98-de-la-poblacion-juvenil-en-venezuela-esta-en-pobreza-laboral-extrema-13feb/

[7]  Al menos 27 % de jóvenes venezolanos están desempleados, según estudio https://efectococuyo.com/la-humanidad/al-menos-27-de-jovenes-estan-desempleados/

[8] 10 datos sobre la situación de salud en Venezuela según la OPS  https://prodavinci.com/10-datos-sobre-la-situacion-de-salud-en-venezuela-segun-la-ops/

[9]  Venezuela cuenta con solo 84 camas para enfermos del coronavirus en sus UCI  https://www.abc.es/internacional/abci-venezuela-cuenta-solo-84-camas-para-enfermos-coronavirus-202003180222_noticia.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.google.com%2F

[10]   EN VENEZUELA NO EXISTE ACCESO UNIVERSAL A LA SALUD https://www.accsi.org.ve/noticias/comunicado-de-rvg-en-venezuela-no-existe-acceso-universal-a-la-salud.html

[11] “En Venezuela se violan los derechos a la vida y la salud” https://www.accsi.org.ve/noticias/2794.html

Compartir

Con Ellas/For Women, a platform to support women and girls affected by crisis in Venezuela

 

 

Formed by five human rights organizations, “For women” is a platform to support women and girls affected by crisis in Venezuela

Under the name “Con Ellas/ForWomen”, five human rights organizations in Venezuela presented an initiative in New York that seeks to strengthen and prioritize humanitarian programs aimed at women and girls in the South American country.

These are five civil society organizations: Funcamama, Acción Solidaria, Prepara Familia, Centro de Justicia y Paz (Cepaz) and Unión Affirmativa, which agree on the need to prioritize the care of girls and women, who are the most affected by the current complex humanitarian emergency in Venezuela. In view of this situation, they decided to launch an international action to channel support and aid.

These five organizations presented in New York to international organizations some of the programs that each one carries out in Venezuela to take care of vulnerable populations, specifically girls and women, mitigating suffering and alleviating the damage they suffer. They also seek to make visible the situation of girls and women who have been most affected by the crisis and, therefore, require priority attention.

Institutions or companies that wish to collaborate with these organizations can do so through the “Con Ellas/ForWomen” initiative.

The money raised will be delivered to these organizations which, with their humanitarian programs, supported more than 90,000 women in 2019. It is important that you identify your donation with the hashtag #ConEllas so that it can go directly to women’s programs. Thank you!

 

There are two options for donating  

1. Wire Transfer/Direct Deposit  (See image below)

2. GoFundMe. https://charity.gofundme.com/o/en/campaign/for-women-con-ellas

Acción Solidaria

Acción Solidaria is a non-governmental organization (NGO) founded in 1995, whose mission has been to reduce the social impact of the HIV epidemic, through comprehensive responses in the areas of prevention, care and public advocacy.

However, following the Complex Emergency established in Venezuela since 2015, in 2016 the organization opened two new programs: the first one is for Humanitarian Aid, where medicines, food and medical supplies are brought in and distributed through our Community Services Center (CSC) which benefits 1,692 people monthly (on average) of which 65% are women. Through our network of allies we reach about 89,000 people monthly. The second program, is a Legal Departmen for Human Rights, which has obtained 3 precautionary measures of the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) for more than 50 people with HIV and hemophilia, and provides free legal advice to women and men with HIV.

Funcamama

The foundation for the fight against breast cancer, FUNCAMAMA has been working since 2002 on awareness, diagnosis, treatment and emotional support. The Funcamama Health Center has been operating for 15 years, serving 3,500 people per month, with a team of 53 specialist doctors and 5 diagnostic units.

When the Complex Humanitarian Emergency was established, in response to attention in 2018, it institutionalized the humanitarian program for free drug delivery. In the last quarter of 2019, it delivered an average of 1,500 weekly units, more than 18,000 in the quarter.

In 2019, Funcamama has diagnosed 482 new cases of breast cancer in people who do NOT have access to care and treatments by the Venezuelan health system.

The proceeds from our activity will be invested in expanding and subsidizing diagnostic services (mammography, breast ultrasound and mastology consultation), sampling for biopsies, processing, and analysis of genetic load by Immunostochemistry and treatment.

Unión Afirmativa

Unión Affirmativa is a non-profit civil association, registered in Venezuela on November 24, 2000. Its mission and objectives are: a) the promotion, dissemination and defense of the collective and diffuse rights of sexual minorities, these being understood as the fundamental human rights that every natural person enjoys, tending towards the absolute equality of this group with respect to the rest of society in Venezuela; b) Stimulate and facilitate the collection of objective and truthful information about the reality of sexual minorities, in order to achieve the object contained in the previous section; c) Develop any type of activity of lawful nature, which aims to achieve the main objectives of the Association; d) promote compliance with international human rights standards that protect people against discrimination based on sexual orientation.

 

Within the framework of the Complex Humanitarian Emergency, we have been focused on documenting the violation of human rights of LGBTI people. We offer our users counseling and referral to psychological, legal and social services. Likewise, we seek to promote the labor inclusion of LGBTI people and the recognition of their labor rights according to international human rights standards. We provide educational services through education and training workshops on human rights.

 

Prepara Familia

Prepara Familia is an organization committed to promoting values, serving women and the neediest families, contributing to the construction of a solidary and more just society, accompanying the defense and awareness of their rights. It was founded as a grassroots organization, working hand in hand with doctors, family members and children hospitalized at the JM de los Ríos Hospital and since its foundation it has worked intensively for the rights of mothers, children and teenagers. The work in litigation for human rights has been fundamental so that international organizations can provide protection measures to the hospital where Prepara Familia develops his actions.

Centro de Justicia y Paz, Cepaz

Cepaz is a non-profit organization that works in the promotion and defense of democratic values, human rights and the culture of peace in Venezuela. It seeks to generate alternative proposals for the formation and promotion of peace, democracy and human rights. Under this mandate, its main areas of action are citizen and women’s empowerment, activism networks and promotion of the culture of peace. Likewise, it develops specialized work for vulnerable populations, focusing on women and girls. With its combined program in Human Rights and Humanitarian Action, it serves women victims of gender violence and accompanies grassroots women in impoverished areas to boost their leadership and awareness of rights, as well as supporting them in the generation of organizational processes that generate well-being and assistance in the community in areas such as water, food, violence, sexual and reproductive health, among others.

Compartir

Con Ellas, iniciativa para apoyar a mujeres venezolanas

Conformada por cinco organizaciones defensoras de derechos humanos, “Con ellas” es una plataforma para apoyar a mujeres y niñas afectadas por crisis en Venezuela

Bajo la denominación “Con Ellas”, cinco organizaciones defensoras de los Derechos Humanos en Venezuela presentaron en Nueva York una iniciativa que busca fortalecer y priorizar los programas humanitarios dirigidos a mujeres y niñas en el país suramericano.

Se trata de cinco organizaciones de la sociedad civil: Funcamama, Acción Solidaria, Prepara Familia, Centro de Justicia y Paz (Cepaz) y Unión Afirmativa, las cuales coinciden en la necesidad de priorizar la atención de niñas y mujeres, quienes son las más afectadas por la actual emergencia humanitaria compleja en la que se encuentra Venezuela. En vista de esta situación decidieron lanzar una acción de carácter internacional para canalizar los apoyos y las ayudas.

Estas cinco organizaciones presentaron en Nueva York a organizaciones internacionales algunos de  los programas que cada una lleva a cabo en Venezuela para atender poblaciones vulnerables, específicamente niñas y mujeres, mitigando el sufrimiento y aliviando el daño que padecen. También buscan visibilizar la situación de niñas y mujeres que se ha visto mayormente afectado por la crisis y, por tanto, requiere de atención prioritaria.

Las personas, instituciones o empresas que deseen colaborar con estas organizaciones pueden hacerlo a través de la iniciativa “Con Ellas”.

El dinero recaudado será entregado a estas organizaciones quienes con sus programas humanitarios apoyaron a más de noventa mil mujeres en el 2019. Es importante que identifique su donación con la etiqueta #ConEllas para que pueda llegar directamente a los programas de mujeres. ¡Muchas gracias!

Tienes dos opciones para donar. 

1. Transferencia/Deposito Ver imagen abajo

2. GoFundMe. https://charity.gofundme.com/o/en/campaign/for-women-con-ellas

 

 

Acción Solidaria

Acción Solidaria es una organización civil sin fines de lucro fundada en el año 1995, cuya misión ha sido la de contribuir a reducir el impacto social de la epidemia del VIH, mediante respuestas integrales en las áreas de prevención, atención e incidencia pública.

Sin embargo, a raíz de la Emergencia Humanitaria Compleja (EHC) instaurada en Venezuela desde el año 2015, en el 2016 la organización abrió dos nuevos programas, uno de Ayuda Humanitaria, donde se traen medicamentos, alimentos e insumos médicos y se distribuyen a través de nuestro Centro de Servicios Comunitarios (CSC) el cual beneficia en promedio mensual a 1.692 personas de las cuales 65% son mujeres, y a través de nuestra red de aliadas a unas 89.000 personas, y un Programa de Exigibilidad de DDHH, que ha obtenido 3 medidas cautelares de la CIDH para más de 50 personas con VIH y hemofilia.

Funcamama

La fundación de lucha contra el cáncer de mama, FUNCAMAMA trabaja desde el 2002 en la concienciación, diagnóstico, tratamiento y apoyo emocional. Desde hace 15 años está operativo el Centro de Salud Funcamama, atendiendo 3.500 personas mensuales, con un equipo de 53 médicos especialistas y 5 unidades de diagnóstico.

Al instaurarse la Emergencia Humanitaria Compleja. En respuesta de atención en el 2018 institucionalizó el programa humanitario de entrega gratuita de medicamentos. En el último trimestre del 2019 entregó un promedio de 1.500 uni-dosis semanales, más de 18.000 en el trimestre.

En el año 2019, Funcamama, ha diagnosticó 482 nuevos casos de cáncer de mama. Las cuales NO tienen acceso a atención y tratamientos por el sistema de salud venezolano.

Lo recaudado en nuestra actividad será invertido en ampliar y subsidiar los servicios de diagnóstico (mamografia, ecografía mamaria y consulta mastologica), toma de muestra para biopsias, procesamiento, análisis de carga genética por Inmunoestoquimica y consecución de tratamientos.

La vida de más de 480 mujeres diagnosticadas, las que aún no han sido diagnosticadas y sus familias, depende la gestión y la solidaridad de todos y todas.

Unión Afirmativa

Unión Afirmativa es una asociación civil sin fines de lucro, registrada en Venezuela el 24 de noviembre del 2000. Tiene como misión y objetivos: a) la promoción, difusión y defensa de los derechos colectivos y difusos de las minorías sexuales, entendiéndose estos como los derechos humanos fundamentales de que goza toda persona natural, propendiendo a la igualdad absoluta de este colectivo con respecto al resto de la sociedad en Venezuela; b) Estimular y facilitar la recopilación de información objetiva y veraz acerca de la realidad de las minorías sexuales, para la consecución del objeto contenido en el acápite anterior; c) Desarrollar cualquier tipo de actividad de carácter lícito, que tenga como fin lograr los objetivos principales de la Asociación; d) promover el cumplimiento de los estándares internacionales de derechos humanos que protegen a las personas frente a la discriminación por orientación sexual, identidad y expresión de género.

En el marco de la Emergencia Humanitaria Compleja hemos estado enfocados en la documentación de violación de derechos humanos a personas LGBTI. Ofrecemos a nuestros usuarios servicios de asesoría y derivación a servicios psicológico, legal y social. Igualmente, buscamos promover la inclusión laboral de personas LGBTI y el reconocimiento de sus derechos laborales en un marco apegado a los estándares internacionales de derechos humanos. Prestamos servicios educativos a través de talleres de formación y capacitación en derechos humanos.  

El dinero sera utilizado para ampliar nuestros servicios a mujeres lesbianas, bisexuales y trans. Así como continuar ofreciendo los servicios de formación y capacitación en Derechos Humanos, talleres de empoderamiento para mujeres y prevención de la violencia.contra las mujeres, entre otros. 

Prepara Familia

Prepara Familia es una organización comprometida con la promoción de los valores, el servicio a las mujeres y a las familias más necesitadas, aportando a la construcción de una sociedad solidaria y más justa, acompañando la defensa y la concientización de sus derechos. Se fundó como una organización de base, trabajando mano a mano con los médicos, familiares y niños hospitalizados en el Hospital JM de los Ríos y desde su fundación ha trabajado intensamente por los derechos de las Madres y los niños, niñas y adolescentes. Su labor de litigio por los derechos humanos ha sido fundamental para que los organismos internacionales puedan brindar medidas de protección al hospital donde desarrolla su accionar.

Centro de Justicia y Paz, Cepaz

Cepaz es una organización sin fines de lucro, que trabaja en la promoción y defensa de los valores democráticos, los derechos humanos y la cultura de paz en Venezuela. Busca generar propuestas alternativas de formación y promoción de paz, democracia y derechos humanos. Bajo este mandato, sus áreas principales de acción son empoderamiento ciudadano y de mujeres, redes de activismos y promoción de la cultura de paz. Igualmente, desarrolla un trabajo especializado en pro de las poblaciones vulnerables, enfocándose en mujeres y niñas Con su programa combinado en Derechos Humanos y Accion humanitaria atiende a mujeres víctimas de violencia de género y acompaña a mujeres de base en zonas empobrecidas para impulsar su liderazgo y conciencia de derechos, asi como, apoyarlas en la generación de procesos organizativos que generen bienestar y asistencia en la comunidad en ámbitos como el agua, alimentación, violencia, salud sexual y reproductiva entre otros.

Compartir

II Encuentro de la Red Regional de Protección de Personas LGBTI+ Refugiadas, Solicitantes de Asilo y Migrantes en las Américas

II Encuentro de la Red Regional de Protección de Personas LGBTI+ Refugiadas, Solicitantes de Asilo y Migrantes en las Américas

Representantes de la Red Regional de Protección de Personas LGBTI+ Refugiadas, Solicitantes de Asilo y Migrantes en las Américas
El II Encuentro de la Red Regional de Protección de Personas LGBTI+ Refugiadas, Solicitantes de Asilo y Migrantes en las Américas se realizó este 22, 23 y 24 de enero de 2020. El foro reunió a representantes de organizaciones de la sociedad civil de América y el Caribe que trabajan en conjunto para encontrar soluciones a la evidente Emergencia Humanitaria Compleja de Venezuela y otros países que afecta a personas LGBTI+ en situación de movilidad humana.
La vulneración de derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales durante los movimientos transfronterizos trae como consecuencia conflictos que se intensifican en el caso de personas LGBTI+. Elementos como su orientación sexual, identidad y expresión de género, país de procedencia, pueblo, nacionalidad, etnia, situación de discapacidad, entre otras condiciones, les ha llevado a afrontar una doble, e, incluso, múltiple vulneración de libertades y derechos.
Con la premisa de brindar una respuesta inmediata frente a las necesidades de las personas refugiadas y migrantes, el II Encuentro tuvo como objetivo definir una agenda con una hoja ruta a seguir para articular acciones y coordinar mecanismos de intervención para la promoción y protección de derechos de las personas LGBTI+ refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes.
Las organizaciones participantes dirigen su trabajo a las distintas situaciones que atraviesan las personas LGBTI+ en cada país de las Américas y el Caribe.
Todo el trabajo de la Red Regional de Protección de Personas LGBTI+ Refugiadas, Solicitantes de Asilo y Migrantes en las Américas se fundamenta en estatutos y artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Convención Americana de Derechos Humanos, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migrantes y de sus familiares, la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de las personas refugiadas de 1951 y Protocolo de 1967 y la Declaración de Cartagena, entre otros instrumentos internacionales de derechos humanos.
Participaron en el Encuentro:
– Casa 1 – Brasil
– Casinha – Brasil
– Manifesta LGBT+ – Brasil
– União Libertária de Pessoas Trans e Travestis (Ultra) – Brasil
– Rede de Mulheres Imigrantes Lésbicas e Bissexuais (MILBI) – Brasil
– Caribe Afirmativo – Colombia
– Censurados – Colombia
– Fundación Sergio Urrego – Colombia
– Fundación de Atención Inclusiva, Social y Humana (FUVADIS) – Colombia
– FASIC – Chile
– Diálogo Diverso – Ecuador
– Fundación Equidad – Ecuador
– Organización Trans Reinas de la Noche – Guatemala
– Fundación Arcoíris por el respeto a la diversidad sexual – México
– Presente – Perú
– Unión Afirmativa – Venezuela
– Azul Positivo – Venezuela

Compartir

Declaración de la Alta Comisionada Michelle Bachelet luego de la visita a Venezuela

English Below

Declaración de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michelle Bachelet al final de su visita a Venezuela

Caracas, 21 de junio de 2019

Buenas tardes y gracias por estar aquí,

Esta ha sido una corta pero crucial visita para mí. Es, además, la primera visita oficial de un Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a Venezuela. Me iré de Caracas esta noche, pero se quedará una presencia de mi Oficina en el país por primera vez. Hemos alcanzado un acuerdo con el Gobierno para que un pequeño equipo de dos oficiales de derechos humanos permanezca aquí, con el mandato de proveer asistencia y asesoría técnica y, muy importante, continuar monitoreando la situación de derechos humanos en Venezuela.

Agradezco al Gobierno su invitación, su cooperación y su compromiso con mi Oficina, incluyendo al equipo técnico que visitó el país en marzo.

Previo a mi visita, solicitamos al Gobierno varios compromisos, y hemos podido alcanzar varios acuerdos, además de la ya citada presencia de los oficiales de derechos humanos. Tenemos el compromiso expreso del Gobierno para llevar a cabo una evaluación de la Comisión Nacional para la Prevención de la Tortura y para determinar los principales obstáculos en el acceso a la justicia en el país. Fue profundamente doloroso escuchar el anhelo de las víctimas y sus familiares por obtener justicia ante las graves violaciones de derechos humanos. Espero sinceramente que nuestra evaluación, nuestra cooperación y nuestra asistencia ayude a reforzar la prevención de la tortura y el acceso a la justicia en Venezuela. El Gobierno también ha aceptado que mi equipo tenga acceso pleno a los centros de detención para poder monitorear las condiciones de detención y hablar confidencialmente con los privados de libertad. El Ejecutivo también se ha comprometido a trabajar para permitir un acceso más amplio a los distintos mecanismos de derechos humanos, incluidos los expertos independientes de Naciones Unidas, conocidos como relatores especiales.

Celebro la liberación del parlamentario opositor Gilber Caro, que se encontraba en custodia del servicio de inteligencia SEBIN. Asimismo, recibo con beneplácito de la liberación de Melvin Farías y Junio Rojas, aunque hago un llamado a las autoridades a liberar a todas las personas que están detenidas o privadas de libertad por ejercer sus derechos civiles y políticos de forma pacífica.

El propósito de mi visita fue abrir un espacio que permita mantener una relación más cercana y fluida con las autoridades e instituciones del Estado, la sociedad civil y las víctimas de derechos humanos. Mi deseo era venir y escuchar a todos los actores para poder trabajar con ellos hacia el respeto, la promoción y la protección de todos los derechos humanos de todos los venezolanos.

Durante mi visita me reuní con el presiente, Nicolás Maduro Moros, y con varios ministros de Gobierno y otros altos cargos, incluyendo el Canciller, el Ministro de Defensa y el del Interior, y aquellos a cargo de las carteras relacionadas con los derechos civiles, políticos económicos, sociales y culturales. También mantuve reuniones con al Presidente del Tribunal Supremo, el Fiscal General y el Defensor del Pueblo. De igual manera, sostuve una reunión con el Presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, y otros parlamentarios de distintos partidos políticos, así como con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

También conocí a víctimas de abusos y violaciones de derechos humanos y a sus familias. Escuché el testimonio de un hombre que me explicó cómo su hermano fue torturado, humillado y asesinado por oficiales encapuchados de las FAES que allanaron su casa, así como muchas otras familias destrozadas porque sus seres queridos tuvieron el mismo destino. Un padre me mostró orgulloso el trofeo y las medallas que su hijo había ganado jugando al baloncesto antes de ser asesinado mientras participaba en una protesta en 2017. Una madre me relató el asesinato de su hijo de 14 años durante las manifestaciones del 30 de abril de este año. Escuché los testimonios de algunas personas que fueron privadas de libertad y sufrieron terribles torturas, como también cientos de violaciones contra partidarios del Gobierno. Conocí el testimonio de una madre de un joven que fue quemado vivo durante las protestas de 2017 y que pasó 15 días agonizando en el hospital antes de fallecer. Una joven me narró cómo su padre fue asesinado por defender el derecho a la tierra de los campesinos. Sus historias son desgarradoras y muestran la desconfianza que tienen en las autoridades estatales. Todos demandan justicia. Un sacerdote de la Iglesia para los Pobres nos compartió apasionadamente acerca de cómo los pobres y los grupos más vulnerables son los que más están sufriendo. No se trata de política, dijo, sino del sufrimiento de la gente.

Me he comprometido a continuar transmitiendo estas demandas y abogar por la justicia y la reparación para ellos, sean quienes sean los perpetradores. Soy consciente de que hay miles de otras víctimas y sus familias con las cuales no tuve la posibilidad de encontrarme, pero déjenme decirles algo: Su lucha por la justicia es importante, no solo por lo que ustedes han sufrido, sino por lo que significa para todos los venezolanos. No están solos.

He escuchado las voces de los manifestantes que luchan por la protección de sus derechos, y las de aquellos que buscan reparación por el daño que han sufrido. He encontrado a representantes de la sociedad civil, sindicalistas, líderes religiosos, empresarios, y académicos de todo el espectro socio-económico y político. Me he entrevistado con representantes de la comunidad internacional y con las agencias de las Naciones Unidas en Venezuela.

Todos me han transmitido como la situación humanitaria en Venezuela se ha deteriorado de forma extraordinaria, incluyendo el derecho a la alimentación, el agua, la salud, la educación y otros derechos económicos y sociales. El Gobierno ha lanzado proyectos en un esfuerzo de asegurar acceso universal a programas sociales, para lo que ha dedicado el 75 por ciento del presupuesto nacional. Sin embargo, hemos oído el testimonio de venezolanos, que a pesar de tener un empleo – muchos en el sector público enfrentan dificultades para adquirir medicinas o comida.

La situación sanitaria sigue siendo extremadamente crítica a causa de múltiples factores, la escasez de medicinas y equipamientos, el éxodo de los profesionales de salud, el deterioro de la calidad del agua y del saneamiento, y los apagones eléctricos. El costo y la falta de anticonceptivos en las farmacias ha contribuido a un aumento de los embarazos adolescentes, y de la mortalidad materno-infantil. Los trabajadores de la salud me han descrito como equipamientos médicos, como las máquinas de rayos X, escasean o no están en funcionamiento; y las personas que viven con enfermedades crónicas me han alertado sobre la falta de medicamentos esenciales para su supervivencia. He hecho un llamado al Gobierno para que proporcione los datos relacionados con la situación sanitaria y otros derechos socio-económicos que permita evaluar la situación y apoyar de forma adecuada.

Las causas de esta inmensa crisis económica -la cual se ha exacerbado dramáticamente desde 2013- son diversas, y he hablado con el Estado sobre la necesidad de resolverlas urgentemente con el apoyo de las agencias de las Naciones Unidas que recientemente han podido reforzar su presencia en Venezuela. Me preocupa que las sanciones impuestas este año por Estados Unidos sobre las exportaciones de petróleo y el comercio de oro están exacerbando y agravando la preexistente crisis económica.

Nuestro informe sobre la situación de derechos humanos en Venezuela mandatado por el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, que se presentará el 5 de julio de 2019, contendrá mucha más información basada en evidencias, así como análisis objetivo relativo a todos los aspectos de derechos humanos que acabo de destacar, además de recomendaciones constructivas sobre cómo avanzar.

En este tiempo de grave crisis económica, social y política, he hecho un llamamiento a líderes de todo el espectro político para que intenten encontrar una manera de confrontar los desafíos y el sufrimiento del pueblo de Venezuela. Para ello, todas las voces deberían ser incluidas. Las crisis solo pueden ser resueltas a través de la participación significativa, franca e inclusiva de diversos actores de la sociedad.

He apelado a todos los líderes políticos a que participen constructivamente con el diálogo facilitado por Noruega y con cualquier otro esfuerzo para intentar enfrentar la actual situación política en Venezuela. El destino de más de 30 millones de venezolanos reside en la voluntad y la habilidad de sus líderes para colocar los derechos humanos de la gente por encima de cualquier ambición personal, política o ideológica. Entiendo el escepticismo de algunos en Venezuela acerca de la posibilidad de que cualquier de estas negociaciones prosperen, pero la grave situación en el país debe instar a los líderes a intentarlo. Mantener posiciones arraigadas en cualquiera de los dos lados solo agravará la crisis, y los venezolanos no pueden permitirse que se deteriore aún más la situación en el país.

Hago un llamado a dar pasos audaces hacia un compromiso para dejar a un lado las ganancias cortoplacistas y enfocarse en logros a medio y largo plazo para todo el país. Las negociaciones pueden dar frutos solo si son inclusivas y si las partes involucradas dan una respuesta a la urgencia real de la situación.

Nuestra Oficina está lista para dar asistencia y asegurar que los derechos humanos de todos los venezolanos sean plenamente protegidos. Nuestra presencia aquí posibilitará trabajar con las instituciones estatales, la sociedad civil y el sistema de Naciones Unidas.

FIN

Fuente: ACNUDH

Statement by UN High Commissioner for Human Rights Michelle Bachelet at the end of her visit to Venezuela
 
Caracas, 21 June 2019/

Good evening, and thank you for coming.

This has been a short, but crucial, visit for me – the first-ever official mission by any UN High Commissioner for Human Rights to Venezuela. I will leave Caracas shortly but I leave behind a presence in the country – again, a first in Venezuela for the UN Human Rights Office. We have reached an agreement with the Government for a small team of human rights officers to be based here, with the mandate to provide technical assistance and advice, as well as – importantly – to continue to monitor the human rights situation in Venezuela.

I thank the Government for its invitation and for its cooperation and engagement with my Office, including with the team that visited in March this year. Ahead of my visit, we put forth a number of requests to the Government and have now agreed several outcomes, in addition to our presence here. We have the Government’s stated commitment for us to carry out an evaluation of the National Commission for the Prevention of Torture and to assess the main obstacles for access to justice in the country. In my meetings with victims and their families, their deep yearning for justice for grave human rights violations was made painfully clear. I sincerely hope that our assessment, advice and assistance will help strengthen torture prevention and access to justice in Venezuela. The Government has also agreed that my team will be guaranteed full access to detention centres to be able to monitor conditions and speak to detainees. They have committed to working towards broader engagement with and access for international human rights bodies – including the UN’s independent experts, known as Special Rapporteurs.

I welcome the release of opposition lawmaker Gilbert Caro from the custody of the intelligence agency, SEBIN. I also welcome the release of Melvin Farias and Junior Rojas, but I have called on the authorities to release all those in detention or otherwise deprived of their liberty for peaceful dissent.

The purpose of my visit was to open the space for us to engage more closely with State authorities and institutions, civil society and victims of human rights violations. I wanted to listen to all actors, to work with them towards the respect, promotion and protection of all the human rights of all Venezuelans.

I met with President Nicolás Maduro Moros and several Government ministers and officials, including the Minister of Foreign Affairs, Defence Minister and the Minister of the Interior and those charged with a host of different portfolios relating to economic, social, civil, political and cultural rights. I also met with the president of the Supreme Court, the Attorney General and the Ombudsman. I held discussions with the president of the National Assembly, Juan Guaido, and other members of parliament from different political parties, and also with the president of the National Constituent Assembly.

I also met victims of human rights violations and their families. The man who told of his brother’s torture, humiliation and killing by hooded FAES security officers in a raid on his house – and the many other heartbroken families whose loved ones suffered a similar fate. The father who showed off his son’s basketball trophy and the many medals he had won before he was killed while taking part in protests. The mother whose 14-year-old child was shot during demonstrations on 30 April this year. People who suffered horrific torture in detention. I also met victims of violence against Government supporters. A mother whose young son, a Government supporter, was set on fire during the 2017 protests and spent 15 agonising days in hospital before he died. A daughter whose father was killed for defending the rights of peasants to access land. Their stories were heart-rending. They all demanded justice. A Catholic priest from the Church for the Poor spoke poignantly about how it is the poor and the most vulnerable who are being hit the hardest. This is not about politics, he said, but about the suffering of the people.

I have raised and pledged to continue raising their concerns with the relevant authorities and to advocate for justice and redress for them – regardless of who the perpetrators are. I know that there are many more victims and their families that I was not able to meet, but let me say this: Your struggle for justice is important not only because of what you have suffered but because of what it means for all Venezuelans. You are not alone.

I have heard the voices of the demonstrators advocating for the protection of their rights and those seeking redress for the harms they have suffered. I have met with civil society representatives, trade unionists, religious leaders, members of the business community and academics from across the spectrum, as well as representatives of the international community and the UN agencies here.

They all bore testimony to how astonishingly the humanitarian situation in Venezuela has deteriorated, including with regards to the rights to food, water, healthcare, education and other economic and social rights. The Government has launched projects in an effort to ensure universal access to social programmes, to which it has dedicated 75 percent of the national budget. However, we have heard from Venezuelans who are fully employed – many in the public sector – who have difficulty affording medicine and adequate food.

The health situation continues to be extremely critical due to multiple factors, such as the shortage of medicine and equipment; the exodus of health professionals; the decline of water quality and sanitation facilities, as well as frequent power cuts. The cost and lack of availability of basic contraception in pharmacies has contributed to a rise in teenage pregnancies, and maternal and newborn mortality rates are also increasing. Healthcare workers have described to me how medical equipment like X-Ray machines are in short supply or have broken down; and those living with chronic diseases have told of the lack of life-saving medication. I have called on the Government to ensure that essential data related to healthcare and other economic and social rights is made available to enable all actors to accurately assess and seek to adequately manage the situation.

The causes of this immense economic crisis, which has been increasing dramatically from at least 2013, are manifold and I have discussed with the State the need to tackle them as a matter of priority with the support of the UN agencies that have recently been able to strengthen their presence in Venezuela. I am concerned that the sanctions imposed this year by the US on oil exports and gold trading are exacerbating and aggravating the pre-existing economic crisis.

Our report on the human rights situation in Venezuela mandated by the UN Human Rights Council in Geneva, scheduled to be presented on 5 July 2019, will contain more evidence-based information and objective analysis regarding all the human rights issues I’ve raised above as well as others, and constructive recommendations for the way forward.

In this time of grave economic, social and political crisis, I have called on leaders across the spectrum to seek to chart a way for Venezuela to confront the challenges and suffering of the people. All voices should be brought to the table. The crises can only be resolved through the meaningful, sincere participation and inclusion of actors from various sectors of society.

I have appealed to all political leaders to engage constructively with the talks facilitated by Norway and other such efforts to address the current political situation in Venezuela. The fate of more than 30 million Venezuelans rests upon the leadership’s willingness and ability to put the human rights of the people ahead of any personal, ideological or political ambitions. I understand the scepticism in Venezuela about the possibility of any such talks succeeding – but the dire situation here demands of its leadership the resolve to try. Holding firmly to entrenched positions on either side will only escalate the crisis – and the people of Venezuela cannot afford further deterioration of the situation in the country.

I call for bold steps towards compromise, to set aside short-term wins for medium-term and long-term gains for the entire country. The talks can succeed, as long as they are inclusive and those involved respond to the very real urgency to ensure their success.

Our Office stands ready to assist in ensuring that the human rights of all Venezuelans are fully protected, including through our presence here, which will be able to advise and work with State institutions, civil society and the UN system.

 

Source: UN OHCHR

Compartir

Políticas sociales de Maduro discriminan a personas LGBTI

Este jueves 20 de junio, 28 defensores de derechos humanos de mas de 70 organizaciones presentaron sus informes durante una reunión efectuada en las instalaciones de la Universidad Metropolitana en Caracas. Una reunión organizada por Civilis, y con el apoyo del Centro de Derechos Humanos de la UNIMET.  

En reunión efectuada entre la Sra. Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y las ONG de DDHH de Venezuela, la Coordinadora de Unión Afirmativa, Quiteria Franco, señaló:

 

“En Venezuela todos somos víctimas de discriminación, de alguna u otra manera luego de expresar una posición crítica hacia el gobierno.”

 

Agrego además que debido a esa discriminación se han cerrado los espacios para realizar la labor como defensores de derechos humanos.  

 

A continuación el texto de su declaración ante la Alta Comisionada para los derechos humanos de Naciones Unidas.

 

“En Venezuela todos somos víctimas de discriminación, de alguna u otra manera puesto que esta se origina en la preferencia política contaría al gobierno o al expresar una posición crítica hacia el gobierno. La respuesta de Maduro desde 2012 ha sido el uso de la homosexualidad para atacar al adversario político.” Debido a esa discriminación se han cerrado los espacios para realizar nuestra labor como defensores de derechos humanos.  

 

La declaración de desacato contra la Asamblea Nacional ha impedido nuestro trabajo de incidencia para impulsar las leyes que necesitamos como una ley contra la discriminación, el matrimonio igualitario y la identidad legal a las personas trans e intersex.

 

Hemos pasado de estas exigencias ya aprobadas en la mayoría de países en el continente a documentar deficiencias en salud, muerte de personas trans por suicidio o asesinato, y situación de esclavitud moderna incluyendo trata de mujeres trans, prostitución forzada de hombres gay y mujeres trans y migración forzada de activistas que ha debilitado a las organizaciones de derechos humanos sobre personas LGBTI. Venezuela está ubicada en el cuarto lugar en las Américas como el país donde más ocurren crímenes de odio contra las personas LGBTI.

 

Las políticas sociales del gobierno para afrontar la escasez y el desabastecimiento de alimentos han sido desfavorables para las personas LGBTI. Por ejemplo, se exigió a los comercios la instalación de equipos biométricos para escanear la huella dactilar y presentar el documento de identidad. Esto afecto a personas trans debido a la incongruencia entre su documento de identidad y su apariencia física. La segunda política social es la bolsa clap, una bolsa que contiene productos básicos. Previo a la venta de la bolsa los consejos comunales realizan un censo, las parejas del mismo sexo no son censadas por no ser consideradas familias.

 

Necesitamos que toda esta tragedia que vivimos se detenga porque cada día que pasa es peor. Y los grupos minoritarios y vulnerables como las personas LGBTI la están pasando dos y tres veces peor que la mayoría y eso ya es mucho decir.

 

Imagen de AFP/

Compartir