Hombres trans: diversas realidades, desiguales derechos

Los hombres trans, de los que poco se escucha hablar, también forman parte de la población LGBTI+ que engloba una gran diversidad de identidades y orientaciones en torno a la sexualidad, que busca el cumplimiento y respeto a sus derechos humanos.

El pasado 27 de octubre se llevó a cabo un conversatorio en la sede de Justicia Municipal en el Municipio Chacao, dónde fundadores y miembros de las organizaciones “Transcendiendo Fronteras”, “Interseccional” y “Fundación Unitrans” compartieron experiencias e información sobre la realidad de los hombres trans en Venezuela.

La moderación del evento estuvo a cargo de Quiteria Franco Coordinadora General de la organización Unión Afirmativa quien dio inicio a través de una breve reseña acerca de la despatologización de la transexualidad. Así mismo, Franco expresó que la apertura y realización de espacios para debatir y discutir estos temas, permiten lograr una sociedad más inclusiva y con menos discriminación.

Paul Martucci, presidente y fundador de la organización “Trascendiendo fronteras” relató su experiencia desde los 12 años cuando el uniforme escolar de su institución (falda y zapatillas para las niñas, pantalón y mocasín para los niños) le resultaba incómodo pues tanto en la institución como en el núcleo familiar esperaban verle con falda y zapatillas que él no quería usar.

Ya entrado en su adolescencia y etapa universitaria, la discriminación por su “apariencia masculina” expresa Martucci, no cesó y los inconvenientes pasaron al ámbito de espacios públicos al verse agredido por funcionarios de seguridad publica en ocasiones en las que compartía con su novia.

Para Giordy Quiñonez, fundador de “Interseccional”; una organización con enfoque en los derechos de las personas trans, queer y no binarias, la experiencia en el contexto familiar ha sido un ancla por la cual no ha podido desarrollar en plenitud su transición “en casa me dijeron que mientras viva allí no iniciaría mi transición”. Giordy comentó que a pesar de eso, él ha hecho las paces con el proceso que viven sus familiares y entiende que les cueste llamarle así.

Así como en el caso de Paul, la experiencia de Quiñonez comenzó a generarse como un conflicto en la adolescencia, cuando su cuerpo comienza a desarrollarse de forma distinta a la que él pensó que sería, “Yo siempre me sentí como un niño, y si me preguntaban decía que era un niño, pero cuando me empecé a desarrollar sabía que algo no estaba bien, yo no debía desarrollarme como niña siendo un niño, me decía”

 

 

Acceso y recursos para tratamientos hormonales

David Pinto, representante de la Fundación Unitrans, es el único de los ponentes que ha recibido tratamientos hormonales para la adaptación de su cuerpo, y se ha enfocado en conocer y compartir información acerca de todo el proceso que conlleva para que más hombres trans puedan hacerlo de manera cuidadosa y responsable.

Pinto explico que los procesos para recibir tratamiento hormonal ameritan una serie de pasos, especialmente de atención médica para conocer la receptividad del cuerpo ante dichos procedimientos. De igual forma expresó que no todos los hombres trans tienen las posibilidades económicas para acceder al tratamiento hormonal, ya que es bastante costoso por lo que desde la fundación buscan obtener convenios para descuentos a aquellos hombres trans que deseen iniciarlo.

En este sentido, Quiñonez expresó que, “en otros países donde los derechos de personas trans son reconocidos, el Estado ofrece y otorga el tratamiento hormonal de manera gratuita,”

Paul, David y Giordy coinciden en que no es necesario realizar un procedimiento quirúrgico o tratamiento hormonal para identificarse como hombres (trans) y depende de los recursos y la disposición de cada quién, sin embargo “desde una faja para contraer el pecho, hasta la asistencia a un gimnasio para ejercitarse ameritan gastos importantes” aseguró Martucci.

Para finalizar los tres jóvenes expresaron su intención de seguir generando espacios de encuentro y alianzas que permitan abrir más puertas para las personas trans, y construir una sociedad más respetuosa, inclusiva y donde exista el reconocimiento legal de sus derechos como el derecho a la identidad.

“Que entregar la cédula en un establecimiento o el currículo ante propuestas de trabajo no sea razón de discriminación o negativa a las oportunidades laborales.” Sentenció Pinto.

Por su parte, Quiteria Franco, enfatizó la importancia de seguir el protocolo de atención en salud para personas trans de la Asociación Mundial para la salud de personas trans, WPATH por sus siglas en ingles que garanticen una transición ordenada y en estricto apego y protección a la salud física y mental de las personas trans.

Escríbenos
YouTube
YouTube
WhatsApp