Sobre la designación de la nueva defensora especial nacional para la diversidad sexual

Por Quiteria Franco

El gobierno de Maduro solo se está preparando para el próximo Examen Periódico Universal y algunas personas solo se prestan a hacerle el juego de la apariencia y la falsa inclusión.

¿Podemos decir que la Asamblea Nacional Constituyente fue legítima? No, en efecto no lo fue. Su convocatoria, la elección y en general todo el proceso estuvo lleno de irregularidades. Pero, ciertamente, sus integrantes tienen responsabilidad en todos los actos que realizaron para sabotear la institucionalidad en el país, por ende, son responsables de violaciones de DDHH. Esa Asamblea fraudulenta designo al actual defensor del pueblo, Alfredo Ruiz. Ese mismo defensor ha creado tres nuevas defensorías especiales, entre las cuales figura la relacionada a las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans.

El pasado 03/11/2020  se publicó la Resolución n.º DdP-2020-062 mediante la cual se crea la Defensoría Delegada Especial con competencia a nivel nacional para la protección de las personas de la sexodiversidad, adscrita a la Dirección de Materias de Especial Atención, la cual estará a cargo de un Defensor Delegado Especial o Defensora Delegada Especial, quien será de libre nombramiento y remoción por parte del Defensor o Defensora del Pueblo, cuyas atribuciones, además de las establecidas en el Reglamento Interno de Organización y Funcionamiento de la Defensoría del Pueblo, se señalan enunciativamente en la Resolución.

En dicha resolución se justifica la creación de esta instancia especial  por considerar que las personas LGBTI son un grupo vulnerable debido a su orientación sexual, identidad y expresión de género  y que, por lo tanto, requieren de «medidas y operadores especializados» para asegurar sus garantías fundamentales. En el caso de personas LGBTI el defensor Ruiz afirmó que este sector de la población es de los «más vulnerables y desprotegidos en materia de Derechos Humanos, dado que enfrenta conculcaciones y/o limitaciones al pleno goce y ejercicio de sus derechos».

El 15 de enero recibí por mensaje de texto en la plataforma Whatsapp, una comunicación que llamaba a la postulación para ser defensor especial nacional para la diversidad sexual. Nótese que la fecha tope para postulación era el mismo 15 de enero.

El texto se leía así:

VACANTE 🏳️‍🌈🇻🇪 DEFENSORIA DEL PUEBLO CARACAS

Buenas noches estimados y estimadas, les informo que  hasta el 15.01.21 estaré recibiendo las postulaciones y los  currículums para  optar al  cargo de Defensor  Delegado o Defensora Delegada Especial LGBTI🏳️‍🌈🇻🇪👇🏻 para ocupar el cargo en materia de sexodiversidad, así como  un profesional de apoyo para dicha unidad,  a los fines de evaluar y ver si reúnen los requisitos y el perfil del cargo.

Atención Edward Ferraza: Deberán enviar su sistesis currícular a la dirección electrónica:  eferrazza@hotmail.com

 El perfil general es:

  1. Mayor de 30 años en el caso del defensor o defensora. En el caso del profesional de apoyo no.
  2. Preferiblemente, profesional de las áreas jurídicas, sociales o humanísticas
  3. Uso de Microsoft e Internet
  4. Buena redacción y ortografía
  5. Conocedor del área de la sexodiversidad o de DDHH.
  6. Capacidad analítica
  7. Buenas relaciones interpersonales.

 

Intente ir a la página web de la defensoría para verificar la convocatoria. ¿Cuál es mi sorpresa? No existe, el enlace que está en el perfil de Twitter de la defensoría del pueblo de Venezuela lleva a una página que no existe.

Posteriormente, en el mes de mayo sucedió algo, y esto escribí en mi cuenta en Twitter al ver la imagen de invitación a un foro con motivo del día internacional contra la homofobia: “Entonces uno se entera por las redes sociales que ya han designado a una delegada nacional para la diversidad sexual en la defensoría del pueblo. La convocatoria a concurso la hicieron por mensaje de whatsapp entre panas. No hay una web donde verificar si cumple con requisitos…” Y agregue lo siguiente:

“Y lo primero que hacen es tener un foro vía chat. La verdad es que yo no necesito que una defensoría este dictando foro chats. Sinceramente, dudo que esa sea una de sus funciones. Los gestos simbólicos a estas alturas solo producen incomodidad, malestar, molestia. 22 años, 22.”

“Al igual que el decreto del día nacional contra la homofobia, de verdad. El momento de los gestos simbólicos ya paso, hace muuuuchos años.”

Como se puede ver en las imágenes de invitación a los foros, no hay ni siquiera equilibrio de genero, para mencionar un solo elemento. 

Eso dije sobre la nueva “defensora nacional para la diversidad sexual”. No hay manera de verificar ¿cuantos concursantes hubo, quien formo parte del comité de selección, cual fue el baremo utilizado para la selección?  No hay manera de verificar cuáles son sus credenciales para desempeñarse en el cargo. ¿Cuál es su título, de que universidad? ¿Cuál es su experiencia en el tema?

Y tengo muchas preguntas más. Una vez designada ¿Cuál es el presupuesto asignado para este cargo? Porque la última vez que se designó a alguien en un cargo similar la persona se quejó de no tener ni siquiera una oficina, mucho menos presupuesto.

Además, ¿Cuál es el plan de trabajo para el primer año de gestión? ¿Está en ese plan  impulsar la aprobación del matrimonio igualitario? ¿Está en ese plan impulsar la creación de una ley amplia contra la discriminación como lo recomienda Naciones Unidas. Yo quiero conocer la respuesta a esas preguntas. ¿Sera esta una instancia amplia e inclusiva? Lo que he visto hasta ahora no parece serlo.

Lamento ser tan escéptica, pero es que no puedo obviar todas las irregularidades que rodean la creación de la nueva instancia, la falta de legitimidad de origen y los antecedentes que ya conocemos. Es decir, la Defensoría del pueblo ha sido convertida en una institución al servicio del gobierno, primero de Hugo Chávez y luego de Maduro.

Hasta ahora la Defensoría del Pueblo no ha cumplido con su rol de garante de los derechos humanos de los venezolanos, tal y como se denunció en el Informe sobre el Desempeño de la Defensoría del Pueblo (2001-2015) y en su actualización hasta 2019.

Recordemos que la Defensoría del Pueblo del país  se ganó una reprobación a finales de 2016 cuando la Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos de Naciones Unidas (GANRHI, por sus siglas en inglés) lo degradaba y le quitaba la posibilidad de tener voto en eventos en la Organización de Naciones Unidas.  El subcomité del GANRHI acusó a la Defensoría del Pueblo de «no estar preparada para hablar con contundencia y promover el respeto de los derechos humanos en respuesta a denuncias creíbles de graves abusos de los derechos humanos cometidos por las autoridades gubernamentales».

Entenderán entonces ustedes todo mi escepticismo ante el nombramiento de la representante de esta oficina. Para mí se trata, como mencione al principio de una cascaron del gobierno para tener como decir en Naciones Unidas durante el EPU que ha cumplido con sus obligaciones de garantizar derechos humanos a personas LGBTI, cuando sabemos que en la realidad no ha sido así. Lo que lamento, de verdad, es que sean las mismas personas LGBTI quienes se presten a estos mamotretos y engaños del gobierno.

Recientemente, anunciaron la creación de oficina para asuntos LGBTI en la Asamblea Nacional electa en 2020. Que como recordaran, su legitimidad está fuertemente cuestionada.  Pero de eso, quizás escriba en una próxima oportunidad. Solo quizás. Aun no lo sé. El asunto es que de corazón, me gustaría estar equivocada, el detalle es que llevamos demasiados años escuchando promesas electorales y frases vacías mientras en la realidad, la vida de las personas LGBTI en el país es muy dura.

El hecho de que yo la haya presentado y mencionado en el acto de clausura de la caminata del 29 de mayo en Caracas no implica reconocimiento alguno, pero tal como menciona Rafael Uzcategui  “Exigir derechos no es “legitimar” a nadie. Independientemente de la naturaleza de quienes controlen territorio, tienen responsabilidad en la violación de derechos humanos de sus pobladores.”

Es decir, que quienes controlan el territorio (con cargos oficiales)  tienen responsabilidades en las violaciones de DDHH. Espero que la nueva “defensora de la diversidad sexual” tenga clara su responsabilidad al aceptar un cargo viciado de origen debido a las irregularidades que ya he mencionado. Porque no podemos acostumbrarnos a la informalidad y discrecionalidad en la designación de cargos públicos que deben velar por los DDHH de los grupos vulnerables.

Su nombre es Yauri Mejías. Ella esta ubicada en el Edificio sede de la Defensoría del Pueblo en la Torre financiera en la Avenida Urdaneta.  Exijamos nuestros derechos, lo que no significa reconocimiento, pero si es su obligación ante el cargo. 

Con información del portal de Acceso a la justicia. Consultados el 1 de junio.

https://accesoalajusticia.org/formalmente-campesinos-migrantes-y-poblacion-lgbti-entran-en-el-radar-de-la-defensoria-del-pueblo/

https://accesoalajusticia.org/creacion-de-defensorias-delegadas-especiales-para-proteger-a-los-trabajadores-del-campo-a-la-sexodiversidad-y-a-los-migrantes/

 

Escríbenos
YouTube
YouTube
WhatsApp