El Papa Francisco, homosexualidad y matrimonio

El Papa Francisco, la homosexualidad y el matrimonio igualitario

Por Quiteria Franco

El pasado 22 de octubre de 2020, el Papa Francisco dio una entrevista en la que dijo que “los homosexuales tienen derecho a una familia y deben promoverse leyes que les otorguen protección”. [1]Esta declaración genero una serie de comentarios a nivel mundial. Posteriormente, salieron hasta desmentidos y videos de la entrevista para tratar de desmentirlo. Lo dicho, hecho esta.  

A partir de allí hice unos comentarios en mi cuenta en Twitter @qfranco  acá se los comparto con algunas correcciones y datos adicionales.

Primero, reconozco la buena intención del Papa en dar un mensaje positivo sobre las personas homosexuales. No obstante, si estoy clara que él se refiere a las uniones civiles, no al matrimonio. Su posición es comprensible, para la iglesia católica el matrimonio es un sacramento y está reservado como una unión entre un hombre y una mujer. Dudo que esta posición vaya a cambiar en el algún momento.  Si hay que recordar que el catolicismo es una religión y, por ende, lo que diga la iglesia católica en voz de su líder principal es válido para los fieles católicos, pero no tiene efectos legales al menos en Venezuela.

El matrimonio en Venezuela es una institución civil.  Para los católicos es un sacramento, es un asunto simbólico pues carece de validez legal. Solo el valor religioso que le otorgan los creyentes católicos. Para el resto de los mortales el matrimonio es un contrato civil. Como contrato civil, el matrimonio otorga protección a quienes la conforman, es decir, los cónyuges, y los hijos si los hubiere. El matrimonio da protección financiera, sucesoral, inmobiliaria, y muchos otros beneficios.

El matrimonio no es para tener hijos. La gente tiene hijos sin casarse y hay quienes se casan y no tienen hijos. Algunos no tienen hijos porque no quieren y otros porque no pueden. ¿Qué hacemos les prohibimos casarse con el argumento de la impotencia o incapacidad para procrear? Sí, eso es posible, y está en el Código Civil venezolano.

Que la familia es la base de la sociedad, sí, es cierto. Pero hay muchos modelos de familia. Hombre-mujer es un tipo de familia. También lo son dos hombre o dos mujeres, o  una mujer sola con hijos o un hombre solo con hijos. Cuando se refieren a la familia y solo usan la imagen de una pareja heterosexual con niños, están ignorando los  miles de hogares venezolanos conformados por mujeres con hijos, sin la presencia de hombres.  El Censo de 2011 en Venezuela, 48% de los hogares están conformados por mujeres con hijos. Pregunto: ¿No son familias porque no hay un hombre?

Los modelos de familias han cambiado. El matrimonio ha cambiado. La familia la conforman personas, con sentimientos, deberes y derechos, no son cuerpos con genitales únicamente para reproducirse sino seres que quieren compartir sus vidas y construir metas en común.

Que la palabra matrimonio tiene un origen etimológico que significa bla bla. Aja, si la vida cambia, las palabras cambian, se adaptan y se modifican. No se puede negar derechos o limitar una institución porque el significado original era otro. Bueno, así es la vida. El matrimonio originalmente era para toda la vida, y era solo entre blancos, entre católicos, era un sacramento y luego fue solo una institución civil. Y luego se creó el divorcio. El matrimonio ha cambiado. Y cambio en el mundo desde el 2000 cuando se permitió a homosexuales.

Mas apegados a la realidad, las parejas heterosexuales se casan cada vez menos. Los únicos que quieren casarse ahora son las parejas homosexuales. Revisen las estadísticas.

El cambio está fundamentado en las leyes. En los derechos humanos. Está bien que ustedes sigan una religión, pero no pueden imponerle a todo el mundo sus creencias religiosas, así no funciona la sociedad. Creer en Dios es una cosa, seguir una religión es otra. Hay muchos dioses, hay muchas religiones. No podemos imponer ninguna a todo un país.

Reitero mi argumento original. El matrimonio es una institución civil. No es un asunto de religión. No crean que es algo que heterosexuales tienen como privilegio sino como un derecho. Si se oponen están negando un derecho a otra persona. En Venezuela ya sabemos lo que eso significa.

Oponerse a que homosexuales puedan casarse los convierte en violadores de DDHH. ¿Es así como quieren verse? Es negar derechos algo que quieres hacer, especialmente, en Venezuela donde nos han arrebatado nuestros derechos.

Rechazamos las dictaduras porque quieren imponernos un modelo de vida, imponernos el silencio, un pensamiento único, limitarnos en la economía, en movimiento. Para poder disfrutar de ciertos beneficios y libertades en dictadura debemos someternos al poder del grupo dominantes.

Impedir a homosexuales casarse es una imposición típica de dictaduras. Es imponer que todos seamos heterosexuales para poder disfrutar de ciertos beneficios.

Cualquiera que se oponga a las dictaduras no puede oponerse a que las personas homosexuales se casen y disfruten de los mismos derechos que ya disfrutan las personas heterosexuales. No son privilegios, no es otra institución. Es la misma institución civil para todos por igual.

La homosexualidad en la niñez 

Aunque fue menos controversial y discutido, también se refirió a la niñez homosexual en las familias.

La mayoría de las personas apegadas a una religión hacen una defensa feroz de la niñez, y de lo que ahora han decidido llamar al no nacido. No obstante, este defensa feroz parece desaparecer cuando comienzan a manifestarse las orientaciones sexuales de las niñas, niños y adolescentes.    

Es muy larga la lista de niñez y adolescencia que ha sido echada de su casa o de la escuela por ser homosexual usando argumentos religiosos. Hay niñez y adolescencia a la que se le niega un cupo en la escuela o la escuela secundaria por tener dos padres o dos madres. Hay niñez y adolescencia que viven en hogares administrados por la iglesia católica de donde se les echa a la calle, o como lo hacer ver “se les da la libertad temprana” para evitar lidiar con la homosexualidad.  Hay adolecentes a quienes se les recomienda “tener relaciones sexuales con alguien del sexo opuesto para intentar cambiar esos impulsos homosexuales”. En ocasiones se les envía a “tratamientos psicológicos para intentar cambiarles esos sentimientos impuros”. Todo esto sucede en instituciones católicas y también en iglesias evangélicas.

Hay niñez y adolescentes en las calles, que han abandonado los estudios, han terminado en la delincuencia debido al rechazo de sus padres por que la religión les dictaba rechazarlo como algo abominable. Espero que eso cambie.

Estos son testimonios recogidos de diferentes maneras, a través de los mismos adolescentes, de maestras e inclusive de directores y empleados de estas instituciones quienes optan por quedarse callados ante tales hechos. Que el Papa haga este llamado  de respeto, aceptación y tolerancia a la niñez homosexual es importantísimo.

Veo sumamente positivo entre todo lo dicho por el Papa, el llamado a no discriminar a nadie por su orientación sexual. Creo que era necesario, la iglesia católica ha debido hacerlo mucho antes. Yo espero que su voz tenga resonancia en fieles, sacerdotes, obispos, en la gente en general.

Espero que las iglesias, casas de abrigo católicas, escuelas católicas cesen en su rechazo a la niñez y adolescencia homosexual. Que cesen en sus intentos de querer cambiarles su orientación sexual. Eso hace mucho daño físico, psíquico y emocional. Esto no es algo que lo diga solo yo.

Ya en 1990 la Organización Mundial de la Salud lo dijo, la homosexualidad no es una enfermedad. Lo dijo Naciones Unidas a través de varios expertos independientes, intentar cambiar la orientación sexual a las personas ya sea a través de tratamientos psicológicos, religiosos e inclusive con métodos de electrochoques o de índole similar constituye tortura así como tratos crueles y degradantes  que causan terribles danos y son crímenes graves.

Yo espero que esto sirva para que desde los pulpitos de las iglesias cesen los discursos que estigmatizan y perpetúan el rechazo a las personas homosexuales.   

Espero que esto sirva para que se dé un acercamiento con la iglesia católica y esta cese en su intento de interferir en el avance de  DDHH de personas homosexuales.   Pero sobre todo que ningún otro niño, niña y adolescente sea discriminado debido a su orientación sexual.

 

[1] El Papa Francisco apoya las uniones civiles entre homosexuales. El País, España.  22 de octubre. https://elpais.com/sociedad/2020-10-21/el-papa-francisco-defiende-las-uniones-civiles-entre-homosexuales.html

Compartir