Unión Afirmativa de Venezuela ante el 10 enero de 2019

Unión Afirmativa de Venezuela ante el 10E 2019

 

La defensa de los derechos Humanos requiere de la existencia de una democracia plena que en Venezuela no existe.

 

La Carta Democrática Interamericana señala que son “elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al Estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo; el régimen plural de partidos y organizaciones políticas; y la separación e independencia de los poderes públicos”.

 

El proceso electoral del pasado 20 de mayo en Venezuela no cumplió con los estándares internacionales para calificar como un proceso  justo y libre, tal como ha sido afirmado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y denunciado por diversas organizaciones de DDHH venezolanas.  Por lo tanto, la declaración de Nicolás Maduro como presidente electo y su juramentación como presidente de la Republica carecen de toda validez, legalidad y legitimidad.

 

Para Unión Afirmativa, la Asamblea Nacional es la única institución democrática electa y legitimada por la población venezolana  y está llamada a convocar a toda la sociedad para construir el camino de regreso a la democracia plena en el país.

 

En 2017, ante el inminente llamado e instalación de una Asamblea Nacional Constituyente como un mecanismo para debilitar y sabotear las funciones de la legítima Asamblea Nacional expresamos nuestro rechazo público a través de un comunicado, Unión Afirmativa de Venezuela rechaza llamado a una Asamblea Nacional Constituyente

En conjunto con el movimiento de derechos humanos en Venezuela hemos alertado y denunciado el debilitamiento institucional en nuestro país, así como las distintas violaciones a los derechos humanos en Venezuela.  Por lo tanto, exhortamos:

 

A las instituciones del Estado a respetar la Constitución de la República Bolivariana vigente y a emprender las acciones necesarias para garantizar la reinstitucionalización y el restablecimiento del orden democrático en Venezuela.

 

A la comunidad internacional a continuar en el acompañamiento que conduzca al restablecimiento del orden constitucional y reconstrucción del sistema democrático en Venezuela, que a su vez permita un proceso de renovación de las instituciones nacionales.

 

Cualquier acción para la solución del conflicto debe pasar por un llamado a un proceso de elección libre y transparente con observación internacional con todas las garantías necesarias para que los resultados de las mismas sean creíbles y cuenten con el apoyo y respeto de toda la ciudadanía nacional e internacional.

 

Unión Afirmativa de Venezuela permanece en el país documentando, denunciando y difundiendo la violación de derechos humanos, en particular, aquellos que afecten directa o indirectamente a las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex en Venezuela. Seguiremos participando en la reconstrucción de la democracia y trabajando por el respeto a los derechos humanos de todas las personas sin discriminación alguna.

Invitamos a todas las personas LGBTI a formar parte de este proceso de recuperación de la democracia en Venezuela, la cual es necesaria para el pleno disfrute de nuestros derechos humanos.

 

Aca pueden leer nuestro mas reciente informe Crisis politica en Venezuela y sus efectos en las personas LGBTI. 

Compartir

Así iniciamos el 2019, y nos preguntamos… ¿Qué pasó con…?

En el año 2016, en ocasión de la XVI celebración del Orgullo LGBTI en Venezuela, Unión Afirmativa de Venezuela publicó un manifiesto en el que mencionamos las cosas buenas que teníamos para ese entonces; así como nuestras exigencias y demandas.

MANIFIESTO 2016

Acá lo reproducimos de manera parcial y lo acompañamos de algunas reflexiones y preguntas:

 

 

  • Que llegamos a la Asamblea Nacional eligiendo a dos diputados abiertamente sexodiversos: Tamara Adrián y Rosmit Mantilla. Tamara es la primera diputada transgénero elegida en América y en nuestro país, y Rosmit es el primer diputado abiertamente gay elegido en Venezuela.

 

Preguntamos:

 

¿Dónde están los resultados de estas dos diputaciones? Rosmit Mantilla se encuentra asilado en Francia. ¿Dónde están las leyes anunciadas por la diputada Adrián? ¿Dónde podemos leer la rendición de cuenta de la Diputada Adrián y del Diputado Mantilla? ¿Cuántas actividades relacionadas con  los derechos de las personas LGBTI se realizaron, cuantos foros se organizaron, cuántas mesas de trabajo se realizaron? ¿Cuántas reuniones realizó con las organizaciones de la sociedad civil y con cuáles? Si en efecto se realizaron ¿dónde están los resultados?

 

  • Que el Poder Ejecutivo haya creado el Consejo Presidencial de Gobierno Popular de la Sexodiversidad, para comenzar a escuchar las propuestas de las organizaciones y movimientos sociales sexodiversos.

 

Preguntamos:

 

¿Dónde están las acciones realizadas por esta instancia? ¿Dónde podemos leer un reporte de resultados? ¿Se le asigno recursos a esta instancia? ¿Cómo se ejecutaron y cuáles fueron sus resultados? No tienen una página web dónde buscar información, solo una cuenta en la red social Twitter en la que la mayoría de la información son RT de otras cuentas del gobierno.

Ya en el año 2016, Quiteria Franco, Coordinadora de Unión Afirmativa de Venezuela les hizo unas preguntas sobre sus actuaciones al Consejo Presidencial  de Gobierno Popular de la sexodiversidad. Nunca hubo una respuesta.

 

  • Que la Asamblea Nacional haya aprobado por unanimidad el Acuerdo mediante el cual se declara el 17 de mayo como el Día Nacional contra la Homofobia, Transfobia y la Bifobia, como un primer gesto de apertura hacia nuestras demandas legislativas.

 

Ya sabemos que esta declaración fue anulada por el TSJ. Pero, posterior a ese terrible hecho. Pasó 2017 y 2018, ¿Cuántos actos se hicieron en esta fecha para observar las recomendaciones publicadas en la declaratoria? ¿por qué no se hicieron? ¿Cuántas iniciativas en esta materia se presentaron en la sub Comisión de derechos humanos?

 

  • Que el Gobierno del Distrito Capital haya creado la Oficina de Atención Integral para la Sexo-Género Diversidad, para brindar orientación y asistencia las personas vulneradas por su condición sexual o de identidad ante la sociedad y haya emitido el Decreto 006 para la Igualdad y No Discriminación por Orientación Sexual e Identidad y/o Expresión de Género.

 

Para marzo de 2016, con el cambio de jefatura en el Gobierno del Distrito Capital se de Daniel Aponte a Carolina Cestari, la nueva jefa amenazó con derogar ese decreto. ¿Qué ha pasado con esa oficina? Aunque se anunció que continuaría, nos gustaría conocer cuáles han sido sus actividades. ¿Dónde está la memoria y cuenta de la Jefatura que refleje las acciones emprendidas por esa oficina? ¿Por qué esa oficina no ha actuado en los distintos casos de discriminación denunciados por los afectados?

 

  • La propuesta del concejal Diego Scharifker para que el Consejo Municipal de Chacaoapruebe próximamente la Ordenanza de Discriminación en Todos los Ámbitos y Formas.

 

Esta Ordenanza, en efecto, fue aprobada, ahí estuvimos presentes. Pero ¿Por qué no funcionó ni se puso en práctica ante el caso de discriminación en Pisko Bar en el CC. San Ignacio a finales de 2018? ¿La ausencia del concejal Sharifker significa la muerte de esa ordenanza? ¿Ningún otro concejal se hará responsable del cumplimiento de esta ordenanza?

 

  • Que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones CONATEL, haya atendido las solicitudes de las organizaciones y movimientos sociales y haya elaborado el Exhorto referente a la transmisión de mensajes sobre la comunidad sexo género diversa, en radio, televisión y medios electrónicos. 

 

Preguntamos:

¿Qué otras acciones se han llevado a cabo para hacer cumplir este exhorto? ¿Ha CONATEL emprendido un plan de formación y capacitación a personal que labora en las televisoras venezolanas? ¿Cuál ha sido el impacto de tales procesos de formación? ¿Cómo se hace la supervisión de esa exhortación?

 

  • Que otros partidos políticos, luego de que Voluntad Popular lo hiciera, estén creando entidades de participación interna para personas LGBTI que quieren visibilizar nuestras demandas y hacer política desde su condición de sexodiversos, como lo son UNTdiverso de Un Nuevo Tiempo y la Coordinación Seccional de la Sexodiversidad en Acción Democrática.

 

Lamentablemente, todas estas iniciativas, hoy en día, a principios de 2019, ya no existen.  Pro-inclusión de Voluntad Popular cesó en sus actividades con la partida de su coordinador político, Edgar Baptista. UNT Diverso nació muerto.  Y la sección LGBTI en Acción Democrática nunca la vimos accionar. Por favor, si alguna de estas secciones de los partidos políticos tiene algún resultado o producto que mostrar por favor, hágalo saber. En una revisión rápida de las cuentas en Twitter de estas iniciativas políticas podrán constatar que la mayoría de sus mensajes eran RT de las cuentas de los partidos políticos o de algunos políticos de estos partidos.

Lo más reciente, es la creación de la Oficina de la “sexodiversidad” de la Alcaldía del Municipio Libertador, creada en junio de 2018, bajó la gestión de Erika Farias. Hasta ahora es muy poca la información que se conoce sobre su funcionamiento y sobre quienes están al frente de esa institución y sus capacidades. Esperemos no sea como acostumbra este gobierno, a que sean personas leales al proceso, pero sin ningún tipo de formación y preparación para el cargo. No es precisamente más espectáculos travestis los que necesitamos, de esos hay muchos en muchos locales privados. La función de esta y cualquier otra instancia del Estado es la crear e implementar políticas públicas a favor de la población.

20 años de un gobierno que se autodenomina revolucionario y feminista, ni Chávez ni maduro hicieron absolutamente nada concreto en favor de la población LGBTI. Nunca hubo tiempo, nunca hay tiempo. Siempre hay cosas más importantes. Legislaron para todos los grupos vulnerables excepto para las personas LGBTI.

Por el otro lado, responden “hay que recuperar la democracia”, “Eso no está en agenda” “la AN está bloqueada”.  Pero según noticias publicadas en la AN se discutieron y aprobaron varias leyes [1] en 2018, aunque no se hayan enviado al Poder Ejecutivo. ¿Entonces, cuál es la verdad?

Los derechos de las personas LGBTI en Venezuela no se pueden seguir postergando, el resto de nuestros países vecinos siguen avanzando y nosotros seguimos estancados.

[1] La AN aprobó 6 leyes y otras tantas esperan visto bueno http://www.eluniversal.com/politica/28931/la-an-aprobo-6-leyes-y-otras-tantas-esperan-visto-bueno

Compartir

Trabajo de Quiteria Franco como defensora de derechos humanos reconocido por Asamblea Nacional

Asamblea Nacional  reconoce el trabajo de Quiteria Franco como defensora de derechos humanos

El pasado jueves 15 de marzo en el Auditorio del Edificio José Maria Vargas, sede administrativa de la Asamblea Nacional se llevó a cabo un acto de reconocimiento del trabajo de distintas mujeres venezolanas, entre ellas nuestra Coordinadora General, la Profesora Quiteria Franco.

El acto de reconocimiento fue organizado por la Comisión Permanente de Política Interior presidida por la diputada Delsa Solórzano y contó además con la presencia de la Diputada Adriana D’Elia presidenta de la Sub-Comisión de la Mujer.

El trabajo de activismo de Quiteria Franco se ha destacado desde hace muchos años. Aunque se ha destacado en la palestra pública desde el 2015 cuando presentó ante la Comisión Inter Americana de Derechos Humanos un informe sobre la situación de las personas LGBTI en Venezuela. Posteriormente, ha presentado otros informes similares ante diferentes comisiones en  Naciones Unidas. Además de su trabajo en Venezuela formando a periodistas y funcionarios de instituciones públicas y privadas sobre los derechos humanos de las personas LGBTI en el país.

Más recientemente, su trabajo fue reconocido al ser electa como integrante plena y principal del Grupo Asesor de la Sociedad Civil para ONU-Mujeres en Latino América y el Caribe.

Pueden revisar y conocer más sobre la trayectoria de Quiteria Franco en nuestra sección de Reseña Histórica y en su blog.

Compartir

“Las personas LGTBI queremos lo mismo que las demás: ser reconocidas y tratadas con igualdad”

“Las personas LGTBI queremos lo mismo que las demás: ser reconocidas y tratadas con igualdad”- Quiteria Franco

La coordinadora de la asociación civil Unión Afirmativa, Quiteria Franco, afirma que Venezuela está estancada en materia de derechos de diversidad sexual, contrario a los avances dados por la mayoría de los países de la región. Recientemente fue nombrada miembro del grupo asesor de ONU-Mujeres para América Latina y el Caribe

Por: Crisis en Venezuela

El nombre de Quiteria Franco rodó casi de manera viral en las redes en febrero pasado al ser seleccionada como integrante del grupo asesor de ONU-Mujeres para América Latina y el Caribe. Esta activista se ha dado a conocer por su trabajo en defensa de los derechos de las personas LGTBI, mundo al que llegó por su interés y necesidad de defenderse a sí misma de la discriminación presente en la sociedad.

Franco es licenciada en Educación, mención Idiomas por la Universidad del Zulia; se desempeña como profesora con Maestría en Lingüística Aplicada en la Universidad Simón Bolívar, donde además asesora al grupo de diversidad sexual denominado DSX. Es coordinadora de la asociación civil Unión Afirmativa, organización que integra la Red LGBTI de Venezuela. Define su rol en la sociedad como una conjugación entre la enseñanza –que va más allá de las aulas de clase, se traslada a cada acción diaria, a cada encuentro con el ciudadano común al dejarle una idea en qué reflexionar– y su desempeño como defensora de derechos humanos, labor que se convirtió en una de sus pasiones.

—¿Cómo llegó al mundo de los derechos humanos?

Fue un camino bonito. Aproximadamente en 2001 tuve el primer acercamiento con la organización Amazonas de Venezuela, que fue la primera que trabajó en los temas de lesbianas en el país. La persona que estaba al frente de esa organización me invitó a un programa de televisión y allí conocí a quienes en esa época estaban trabajando en el tema LGTBI. Poco a poco fui incursionando en ese mundo. Algunos años después empecé a hacer activismo en favor de los animales, yo tenía tres perros. Más tarde en la Universidad Simón Bolívar, donde doy clases, se formó un grupo de diversidad sexual (DSX-USB) del cual soy asesora. Ahí comencé mi activismo LGTB porque necesitaba también ponerme en contacto con movimientos y organizaciones fuera de la universidad. Incluso me acerqué a los movimientos que impulsaban la ley de defensa de las personas que viven con VIH, aunque yo no sabía nada del tema. Allí conocí a Alberto Nieves, director de Acción Ciudadana contra el Sida (ACCSI), quien ha sido mi mentor en mi formación como activista y en el trabajo de incidencia. Cuando asumí la coordinación de Unión Afirmativa me dediqué a trabajar para reactivar la Red LGBTI, que aun cuando ya estaba articulada, tenía sus altos y bajos.

—¿Cuál es actualmente la principal lucha de los defensores LGTBI en Venezuela?

No es muy distinto al del resto de las organizaciones. El principal reto es lograr la cohesión entre organizaciones, vencer la lucha de egos que es tan dañina para lograr objetivos, y eso vale para todas las organizaciones porque debemos recordar que la defensa de los derechos humanos está orientada al reconocimiento de los derechos, no al beneficio particular. Esa cohesión nos hará más fuertes para hacerle frente a un gobierno que no nos reconoce y criminaliza nuestra labor. Por otro lado, siento que hay personas que se lanzan al activismo sin tener información ni formación, sin un verdadero conocimiento de las leyes y de las normativas y, además, muchas veces cuando ciertos activistas empiezan a tener la atención de los medios los egos se suben, se pierde el objetivo y se descuida el tiempo para la formación.

—Llama la atención que su respuesta es una autocrítica hacia el movimiento de DDHH y no hacia afuera, donde uno supone que están los retos a vencer…

Es que estamos ante retos que van en dos direcciones, y tenemos que ver nuestras fallas para ser mejores defensores. Esa otra dirección donde están los retos en materia LGTBI está, por ejemplo, en el gobierno que es absolutamente homofóbico y que lejos de ser incluyente como se vende es excluyente y discriminatorio. Pero aún así veo el mayor reto en los grupos religiosos. Puede que ellos nunca nos acepten, pero por lo menos espero que no entorpezcan la lucha por el reconocimiento a nuestros derechos de igualdad, porque lo importante es que comprendan que eso no les va a restar derechos a los heterosexuales; entonces si no perjudicamos a otros ellos no deben ser obstáculo. Y en ese sentido, como red debemos buscar la forma de fortalecer los acercamientos con los grupos religiosos de diversas iglesias que sí están a nuestro favor, porque son alianzas estratégicas.

—¿Qué es más difícil de afrontar para las personas LGTBI: el gobierno o la sociedad?

Los cambios en la sociedad son más rápidos que las leyes. Creo que la intolerancia en la sociedad va a cambiar, ya está ocurriendo, pues poco a poco hay más presencia de personas LGTBI y, por ende, está más presente el debate. En parte lo digo por mi propia experiencia, además de lo que conozco y he observado. En los comienzos de mi activismo había poco espacio de participación hasta que decidí buscar esos espacios, levantar la mano en los foros y ponencias, dar mi opinión, participar, y así poco a poco me fui dando a conocer, no fue fácil vencer la resistencia, incluso en grupos de mujeres, por ejemplo.

—¿Considera necesario que en Venezuela haya una legislación especial para las personas LGTBI o serían suficientes reformas a las leyes existentes que los incluyan?

Pienso que la forma no es lo importante, sino el reconocimiento de los derechos, aunque estoy en contra de crear leyes para grupos específicos, pues lo que se debe buscar es la protección integral de todas las personas. De hecho, la primera agenda legislativa que presentó la Red LGTBI iba orientada a la reforma de la Ley del Código Civil para permitir el cambio de nombre a las personas trans, así como el matrimonio homosexual, del cual deriva una cantidad de derechos que hasta ahora no son reconocidos. Pero lo que sí es necesario es una ley contra la discriminación porque es la recomendación de organismos internacionales como la ONU, que señala que los países deben contar con una ley amplia que incluya todas las formas posibles de discriminación y se cree un único instituto que atienda la prevención, la educación y la formación contra la discriminación, que fue todo lo contrario a lo que hizo la Asamblea Nacional chavista que se inventó leyes para grupos con la finalidad de segregar y dejar por fuera a las personas LGTBI porque se trata de un gobierno abiertamente homofóbico, de allí que en Venezuela todos los grupos vulnerables tienen una ley excepto nosotros. Al final lo que queremos las personas LGTBI es lo mismo que aspira cualquier otra: no ser discriminadas en ningún ámbito, el derecho al trabajo, al trato igualitario, el derecho a la identidad, a casarnos… queremos lo mismo, lo básico, somos seres humanos como cualquier otro.

—Hace unos meses usted decía en un evento que los países más abiertos a la diversidad sexual reciben múltiples beneficios. ¿Podría explicarlo?

En 2015 el Banco Mundial publicó un informe en el que incluía datos sobre los beneficios que obtiene cualquier país que decide ser inclusivo con las personas LGTBI al reconocerles sus derechos a la no discriminación y al derecho al empleo, porque no solo se trata de que tengamos un trabajo, sino la posibilidad de ascender como cualquier otra persona, a que contemos con un ambiente laboral inclusivo y armónico; las empresas pueden perder empleados excelentes por no garantizarles una verdadera inclusión. Igualmente ocurre, por ejemplo, con las personas trans porque si están en situación de calle son una carga, después habrá que invertir en rescatarlas, sacarlas de la dependencia de drogas, atenderlas en el sistema público de salud, crear programas de inserción laboral, entonces al excluirlas se convierten en una carga para el Estado. Al final, incluir a las personas LGTBI es una ganancia para el sector público, el privado y para la sociedad en general. Pero también hay beneficios económicos, la industria turística es de las que más los ha percibido, pues hay países que han entendido que atraer a la comunidad LGTBI tiene múltiples beneficios. Por ejemplo, desde que Argentina, España, Canadá, entre otros, permiten el matrimonio homosexual a extranjeros el turismo en esos países ha aumentado, y eso se traduce en mayores ingresos para quienes voltearon a ver sin discriminación a estas personas, pues las ven como clientes, quieren recibirlas y complacerlas, y han ido creando un ambiente respetuoso para ellas.

—¿Cómo está Venezuela en relación con los demás países de América Latina en el tema LGTBI?

Muy mal, más aún tomando en cuenta que América Latina es la región con mayor progreso en esta materia, según el reciente informe de la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales –ILGA por sus siglas en inglés–. Sin ir muy lejos, Colombia, Argentina, Brasil, México tienen matrimonio homosexual; Ecuador y Chile reconocen la unión civil, Perú ya está discutiendo la unión civil; es decir, en la mayoría de los países de la región hay matrimonio, unión civil o por lo menos lo están discutiendo, menos en Venezuela, aquí el tema está estancado, no se está haciendo nada.

—Pasando al tema de su nombramiento como integrante del grupo asesor de ONU-Mujeres, ¿en qué consistirá su participación?

Quisiera aprovechar para precisar algo porque este nombramiento ha dado a ciertas confusiones. Entiendo que a muchas personas las llene de orgullo que haya una venezolana en una instancia tan importante, pero debo aclarar que yo no represento al país, mi postulación, así como la de las otras seleccionadas, es a título personal y ad honorem, no soy la representante de Venezuela, ni siquiera voy en nombre de mi organización Unión Afirmativa ni de la Red LGTBI. Me siento muy honrada de haber sido seleccionada entre 200 mujeres y con una gran responsabilidad. Este es un grupo asesor para recomendar a ONU-Mujeres qué temas discutir, cómo abordarlos, la pertinencia y qué aspectos son necesarios tratar sobre las mujeres en América Latina y el Caribe.

—¿Y ya tiene algún tema el mente?

El área que yo manejo. Mi propósito será impulsar una mayor visibilidad de las mujeres lesbianas y transexuales, y aspiro a que la instancia sea abierta a eso.

—Usted ha trabajado en varias iniciativas de derechos humanos. ¿Cómo se define en su rol de defensora?

Descubrí una pasión en lo que hago; este camino comenzó para ayudarme a mí misma, me gustó lo que aprendí en mi formación (y autoformación) y vi que con aprender un poco uno es capaz de defenderse a sí mismo. Más que sentir que tengo el deber de defender a un grupo, quiero decirle a la gente que con documentarse puede ser capaz de defender sus propios derechos, porque es imposible que los defensores estemos en todos lados. Disfruto mucho al hacer reflexionar a alguien sobre cualquier injusticia, más allá de criticar o juzgar a esa persona siento que al hacerla reflexionar estoy haciendo mi labor, pues de alguna manera todos en la vida hemos sido discriminados pero sin darnos cuenta discriminamos a otros. En la medida en que seamos conscientes de eso creo que vamos a ser mejores personas y una mejor sociedad.

Fuente: Crisis en Venezuela

Compartir

OPINIÓN CONSULTIVA SOBRE IDENTIDAD DE GÉNERO, Y NO DISCRIMINACIÓN A PAREJAS DEL MISMO SEXO

OPINIÓN CONSULTIVA SOBRE IDENTIDAD DE GÉNERO, Y NO  DISCRIMINACIÓN A PAREJAS DEL MISMO SEXO

 

San José, Costa Rica, 9 de enero de 2018.

El 24 de noviembre de 2017, la Corte Interamericana   de   Derechos  Humanos   adoptó   una   Opinión   Consultiva   sobre  Identidad  de  Género  e  Igualdad  y  no  Discriminación  a  parejas  del  mismo  sexo  la cual fue notificada el día de hoy. Los textos de la Opinión y de los votos separados de dos de los jueces se encuentran disponibles aquí.

 

Derecho a la identidad de género y procedimientos de cambio de nombre

 

En  su  decisión,  la  Corte  reiteró  su  jurisprudencia  constante  en  el  sentido  que  la orientación  sexual,  y  la  identidad  de  género  son  categorías  protegidas  por la Convención  Americana.

Por  ello,  está  proscrita  cualquier  norma,  acto  o  práctica discriminatoria  basada  en  estas  características  de  la  persona.  Reiteró,  de  igual forma,  que la falta  de  un  consenso  al  interior  de  algunos  países  sobre  el  respeto pleno  por los  derechos  de  ciertos  grupos  o  personas  que  se  distinguen  por  su orientación  sexual,  su  identidad  de  género  o  su  expresión  de  género,  reales  o percibidas,  no  puede  ser  considerado  como  un  argumento  válido  para  negarles  o restringirles sus derechos humanos o para perpetuar y reproducir la discriminación histórica y estructural que estos grupos o personas han sufrido.

 

La Corte definió a la identidad de género como ‘‘la vivencia interna e individual del género  tal  como  cada  persona  la  siente,  la  cual  podría  corresponder  o  no  con  el sexo asignado al momento del nacimiento’’. El derecho a la identidad de género y sexual  se  encuentra  ligado  al  concepto  de  libertad  y  la  posibilidad  de  todo  ser humano  de  auto-determinarse  y  escoger  libremente  las  opciones  y  circunstancias que le dan sentido a  su  existencia, conforme sus propias opciones y convicciones.

 

El Tribunal afirmó que ‘‘el reconocimiento de la identidad de género por el Estado resulta de vital importancia para garantizar el pleno goce de los derechos humanos de  las  personas trans’’.

Esto  incluye,  entre  otros  derechos, la  protección  contra todas  las  formas  de  violencia,  la  tortura  y  malos  tratos,  así  como  la  garantía  del derecho  a  la  salud,  a  la  educación,  al  empleo,  la  vivienda,  acceso  a  la  seguridad social, así como el derecho a la libertad de expresión, y de asociación.

 

En vista de lo anterior, resolviendo la pregunta planteada por Costa Rica, la Corte consideró  que  el  cambio  de  nombre,  la  adecuación  de  la  imagen,  así  como  la rectificación a la mención del sexo o género, en los registros y en los documentos de identidad para que estos sean acordes a la identidad de género auto-percibida, es  un  derecho  protegido  por  la  Convención  Americana.  Como  consecuencia,  los Estados   están   en   la   obligación   de   reconocer, regular,   y   establecer   los procedimientos adecuados para tales fines.

 

A  su  vez,  la  Corte  Interamericana  especificó  cuáles  deben  ser  las  condiciones mínimas  a  las  que  deben  adecuarse  estos  procedimientos  internos:  estos  deben estar destinados a reflejar la identidad de género auto-percibida; deben basarse en un  consentimiento  libre  e  informado;  no  deben  exigir  certificaciones  médicas  o psicológicas  que  resulten  irrazonables  o  patologizantes;  deben  ser  de  carácter reservados,  proteger  los  datos  personales  y no  reflejar  cambios  de  identidad  de género; deben ser expeditos y tender a la gratuidad en la medida de lo posible, y no  deben  requerir  la  acreditación  de  operaciones  quirúrgicas  y/o  hormonales.

 

Asimismo, la Corte concluyó que los trámites materialmente administrativos son los que  mejor  se  ajustan  a  dichos  requisitos.  La  Corte  precisó  además  que  ese procedimiento no necesariamente debe ser regulado por ley.

Por  otro  lado,  en  atención  a  la  pregunta  formulada  por  Costa  Rica  sobre  el procedimiento de cambio de nombre establecido en el artículo 54 del Código Civil, la  Corte  consideró  que  el  mismo  podría  ser  compatible  con  la  Convención Americana  para  los  cambios  de  datos  de  identidad  conforme  a  la  identidad  de género  de  los  solicitantes,  siempre  y  cuando  sea  interpretado,  bien  sea  en  sede judicial o reglamentado administrativamente, de manera tal que corresponda a un trámite  materialmente  administrativo  y  cumpla  con  los  requisitos  mínimos  citados anteriormente.

 

Finalmente, el Tribunal también indicó que el Estado de Costa Rica, con el propósito de  garantizar  de  la  manera  más  efectiva  la  protección  de  los  derechos  humanos, podrá  expedir  un  reglamento  mediante  el  cual  incorpore  los  estándares  antes mencionados  al  procedimiento  de  naturaleza  materialmente  administrativa,  que puede proveer de forma paralela.

 

Protección internacional a los vínculos de parejas del mismo sexo

 

La  Corte  Interamericana reiteró  que  la  Convención  Americana  no  protege  un determinado modelo de familia. Debido a que la definición misma de familia no es exclusiva  de  aquella  integrada  por  parejas  heterosexuales,  el  Tribunal  consideró que el  vínculo  familiar  que  puede  derivar  de  la  relación  de  una  pareja  del  mismo sexo  se  encuentra  protegido  por  la  Convención  Americana.  Por  tanto,  estimó  que todos los derechos patrimoniales que se derivan del vínculo familiar de parejas del mismo  sexo  deben  ser  protegidos,  sin  discriminación  alguna  con  respecto  a  las parejas  entre  personas  heterosexuales.  La  Corte  consideró  que  esta  obligación internacional de los Estados trasciende a la protección de las cuestiones únicamente patrimoniales  y  se  proyecta  a  todos  los  derechos  humanos,  reconocidos  a  parejas heterosexuales,  tanto  internacionalmente  como  en  el  derecho  interno  de  cada Estado.

 

En este sentido, el Tribunal sostuvo que para garantizar los derechos de las parejas del mismo sexo no es necesaria la creación de nuevas figuras jurídicas, y por ende, optó  por  extender  las  instituciones  existentes  a  las parejas  compuestas  por personas  del  mismo  sexo –incluyendo el  matrimonio–,  de  conformidad  con  el principio pro  persona.  La  Corte  consideró  que  este  sería  el  medio  más  sencillo  y eficaz  para  asegurar  los  derechos  derivados  del  vínculo  entre  parejas  del  mismo sexo.

Asimismo, a juicio  del  Tribunal, “crear  una  institución  que  produzca  los  mismos efectos  y  habilite  los  mismos  derechos  que  el  matrimonio,  pero  que  no  lleve  ese nombre carece de sentido, salvo el de señalar socialmente a las parejas del mismo sexo con una denominación que indique una diferencia sino estigmatizante, o por lo menos como señal de subestimación”. Con base en ello, la Corte consideró que no era  admisible  la  existencia  de  dos  clases  de  uniones  solemnes  para  consolidar jurídicamente la comunidad de convivencia heterosexual y homosexual, ya que “seconfiguraría  una  distinción  fundada  en  la  orientación  sexual  de  las  personas,  que resultaría discriminatoria, y por tanto incompatible con la Convención Americana”.

La  Corte  estimó que  en  ocasiones  la  oposición  al  matrimonio  de  personas  del mismo sexo está basada en convicciones religiosas o filosóficas. Si bien reconoció el importante rol que juegan dichas convicciones en la vida y dignidad de las personas que las profesan, consideró que éstas no pueden ser utilizadas para condicionar lo que  la  Convención  Americana  establece  respecto  de  la  discriminación  en  razón  de orientación   sexual.   Agregó   que   en   sociedades   democráticas   debe   existir coexistencia mutuamente pacífica entre lo secular y lo religioso; por lo que el rol de los Estados y de la Corte Interamericana, es reconocer la esfera en la cual cada uno de éstos habita y en ningún caso forzar uno en la esfera de otro.

 

El  Tribunal  entendió  que  del  principio  de  la  dignidad  humana  deriva  la  plena autonomía  de  la  persona  para  escoger  con  quién  quiere  sostener  un  vínculo permanente  y  marital,  sea  natural  (unión  de  hecho)  o  solemne  (matrimonio).  Observó la Corte que esta elección libre y autónoma forma parte de la dignidad de cada  persona  y  es  intrínseca  a  los  aspectos  más  íntimos  y  relevantes  de  su identidad y  proyecto  de  vida.  Añadió  que  siempre  y  cuando  exista  la  voluntad  de relacionarse de manera permanente y conformar una familia, existe un vínculo que merece igualdad de derechos y protección sin importar la orientación sexual de sus contrayentes.

 

El  Tribunal  sostuvo  que  al  afirmar  esto,  no  se  encontraba  restando valor  a  la  institución  del  matrimonio,  sino  por  el  contrario,  lo  estimaba  necesario para reconocerle igual dignidad a personas que pertenecen a un grupo humano que ha sido históricamente oprimido y discriminado.

 

La  Corte  recordó,  además,  que conforme  al  derecho  internacional,  cuando  un Estado es parte de un tratado internacional, como la Convención Americana, dicho tratado  obliga  a  todos  sus  órganos,  incluidos  los  poderes  judicial  y  legislativo.  Es por tal razón que estima necesario que los diversos órganos del Estado realicen el correspondiente  control  de  convencionalidad  aplicando  los  estándares  establecidos en esta Opinión Consultiva.

 

No  obstante  lo  expuesto,  esta  Corte  sostuvo  que  era  posible que  algunos  Estados deban  vencer  dificultades  institucionales  para  adecuar  su  legislación  y  extender  el derecho  de  acceso  a  la  institución  matrimonial  a  las  parejas  del  mismo  sexo,  las cuales son susceptibles de imponer un trámite no exento de dificultades políticas y de  pasos  que  requieren  cierto  tiempo.  Dado  que  estas  reformas  son  fruto  de  una evolución  jurídica,  judicial  o  legislativa,  que  va  abarcando  otras  zonas  geográficas del  continente  y  se  recoge  como  interpretación  progresiva  de  la  Convención,  el Tribunal instó a esos Estados a que impulsen realmente y de buena fe las reformas legislativas,    administrativas    y    judiciales    necesarias    para    adecuar    sus ordenamientos, interpretaciones y prácticas internos.

 

Antecedentes

 

Como  parte  de  su  labor  consultiva la  Corte  Interamericana  puede  examinar consultas formuladas por los Estados miembros o los órganos de la OEA relativas a la interpretación de las normas contenidas en la Convención Americana o el alcance de las obligaciones de los Estados parte.

La Solicitud de Opinión Consultiva planteada por Costa Rica el 18 de mayo de 2016 buscaba que se interprete la protección que brinda la Convención Americana sobre Derechos  Humanos  al  reconocimiento  del  cambio  de  nombre  de  las  personas,  de acuerdo con la identidad de género de cada una. Por otro lado, Costa Rica solicitó a la  Corte  interpretar  cuál  es  la  protección  que  brinda  la  Convención  Americana  al reconocimiento  de  los  derechos  patrimoniales  derivados  de  un  vínculo  entre personas del mismo sexo.

 

En   el   marco   del proceso   que   es   ampliamente   participativo   se   recibió   91 observaciones escritas por parte de Estados,  organismos  estatales,  organizaciones internacionales    y    nacionales,    instituciones    académicas,    organizaciones no gubernamentales  e  individuos.  Puede  encontrar  los  escritos aquí.

 

De  la  misma manera los días 16 y 17 de mayo se celebró una audiencia pública en San José de Costa  Rica,  donde  la  Corte  recibió  las  observaciones  orales  de  40  delegaciones. Puede acceder al video de la audiencia aquí.

 

****

El presente comunicado fue redactado por la Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por lo que es de responsabilidad exclusiva de la misma.

 

Para    mayor    información    favor    de    dirigirse    a    la    página    de    la    Corte Interamericana http://corteidh.or.cr/index.cfm o  envíe  un  correo  dirigido  a  Pablo Saavedra Alessandri, Secretario a corteidh@corteidh.or.cr

.

Para la oficina de prensa  contacte a Bruno Rodríguez Reveggino  prensa@corteidh.or.cr

 

Puede  suscribirse  a  los  servicios  de  información  de  la  Corte

También  puede  seguir las actividades de la Corte en Facebook y Twitter

 

Descargar el PDF acá Opinión Consultiva 24/17

 

Compartir

¿Tienes visa? casémonos

Por Quiteria Franco

¿Tienes visa? casémonos…

Hace unos días el portal de noticias El Estímulo publicó un trabajo del periodista Lizandro Samuel titulado “matrimonios jóvenes: más allá del te amo” [1] en el que se relatan varias historias de jóvenes venezolanos que decidieron casarse antes de emigrar. La noticia revela un secreto a voces, los jóvenes y otros no tan jóvenes están casándose para obtener la visa americana; un pasaporte europeo o la nacionalidad de la otra persona a quien se unen legalmente, que les permita permanecer en el país de destino.

Cerca de cinco historias, un matrimonio no realizado por que uno de los contrayentes dudó, un matrimonio que se quedó en Venezuela. Los otros tres matrimonios terminaron en divorcio a tan solo un año de haberse realizado.

Datos de matrimonios vs divorcios en Venezuela. Del año 2002 (73.163 bodas) hasta el 2012 (102.077 casamientos). En 2012, el último año con estadísticas publicadas por el INE, se produjeron en el país 30.660 divorcios.

Curioso que el argumento en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo es que los homosexuales somos infieles, entonces vamos a agarrar la institución matrimonial como jueguito y nos vamos a divorciar a cada rato y a volver a casarnos.

El artículo es claro y enfático “En Caracas, cada fin de semana los casorios se esparcen por sus iglesias y, durante los días hábiles, los registros están en una constante actividad nupcial: casarse para irse, casarse por papeles, casarse para tener un apoyo emocional.”

Consultaron al psicólogo César Landaeta quien expresó “Aparentemente se ha producido ese aumento no solo en matrimonios sino en uniones que no son formalmente legalizadas. Las razones principales de ese fenómeno podrían estar en la necesidad de crear una familia que proporcione seguridad, tanto afectiva como económica. La inestabilidad social y política suele generar montones de ansiedad que necesitan reducirse mediante la formación de vínculos gratificantes y creo que tal debe ser el caso de lo que ocurre con estas nuevas parejas”.

Cierto, no es el primero ni el último en hablar sobre los aspectos positivos y beneficiosos del matrimonio o de formar una familia. Lo afirmó la Asociación Americana de Psicólogos (APA) para apoyar la solicitud de matrimonio igualitario en Estados Unidos, que fue utilizada por los países latinoamericanos que ya han reconocido este derecho a las parejas del mismo el mismo sexo.

Lo que llama mi atención del artículo publicado es que es una situación que parece ser conocida por miembros de las iglesias que realizan estas uniones, quizá no. De no saberlo, entonces podemos presumir que los contrayentes mienten para poder casarse.

La situación la conocen las autoridades que realizan las ceremonias civiles. Lo saben las autoridades venezolanas, las americanas, europeas, en fin, lo sabe el mundo entero que la gente heterosexual (los homosexuales no podemos) en Venezuela se está casando para obtener papeles y quedarse en el país seleccionado.

Nadie, absolutamente nadie les niega su derecho al matrimonio, aun sabiendo las razones por las cuales se están casando.

¿Dónde están los defensores de la institución civil del matrimonio?  ¿Dónde están los defensores del sacramento del matrimonio? Dónde están quienes se oponen al matrimonio a las parejas del mismo sexo? ¿Cómo es que no han salido a marchar para protestar estos matrimonios por negocio?

¿Es que acaso esto que sucede les parece bien? ¿Les parece bien porque lo están haciendo las parejas heterosexuales?

¿Qué dirían si fueran parejas homosexuales quienes estuvieran haciendo esto de casarse para obtener los papeles para emigrar?

No les daré las respuestas que tengo en mente. Les dejo las preguntas para que se respondan ustedes mismos entre amigos o permanezcan en silencio como hasta ahora, como lo han hecho todas las personas a quienes les he comentado esto.

O quizás, como algunos otros, comentarán sobre otros conocidos, o amigos que se han casado por necesidad y  en cuyas fiestas de celebración bailaron y cantaron.

Espero hagan lo mismo, permanezcan callados cuando las parejas del mismo sexo en Venezuela logremos nuestro derecho al matrimonio e igualmente vayan a las celebraciones, canten, rían y expresen su felicidad por la pareja.

Fuente: Blog de Quiteria Franco http://quiteriafranco.blogspot.com/2017/12/tienes-visa-casemonos.html

[1] Más allá del te amo. El Estímulo. 10-12-2017. http://elestimulo.com/climax/matrimonios-jovenes-mas-alla-del-te-amo/

Compartir