Manifiesto por el mes del orgullo LGBTI 2020

MANIFIESTO DE UNIÓN AFIRMATIVA DE VENEZUELA CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DEL MES DEL ORGULLO LGBTI (LESBIANAS, GAYS, BISEXUALES, TRANS E INTERSEXUALES)

Caracas, 5 de junio de 2020

EL DÍA DE HOY CELEBRAMOS QUE:

Estamos vivos a pesar de las circunstancias que atravesamos en el país, estamos en Venezuela y  seguimos trabajando por los derechos humanos de las personas LGBTI y que vamos rumbo a la celebración de nuestros 20 años de existencia como una asociación civil sin fines de lucro, independiente y apegada a los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.  

Este año 2020 han surgido nuevas organizaciones LGBTI conformadas por jóvenes entusiastas y con gran potencial de desarrollo. Les auguramos mucho éxito, apostamos por que puedan realizar un trabajo honesto, original, autentico, en armonía, con objetivos claros, alcanzables; y de manera coordinada, apegados a la defensa y promoción de derechos humanos. 

DENUNCIAMOS Y LAMENTAMOS QUE:

Los poderes públicos del Estado venezolano no estén cumpliendo  con la responsabilidad que tienen para con la ciudadanía, es decir, proveer protección y garantizar el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna tal como lo establece el pre-ambulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.  

El Poder Ejecutivo no ha cumplido con las personas LGBTI en relación a:

Las recomendaciones  de los Estados en el Primer Ciclo del Examen Periódico Universal en 2011.

Los objetivos establecidos en el Plan de la Patria 2013/2019  

Loa objetivos establecidos en el Plan para la Igualdad y Equidad de Género “Mamá Rosa” 2013-2019

Los objetivos establecidos en el Plan Nacional de Derechos Humanos 2015/2019

Las recomendaciones del Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas en 2014

Las recomendaciones del Comité para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer en 2014.

Las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en 2015

Las recomendaciones del Comité de Derechos económicos, sociales y culturales en 2015

Las recomendaciones del Comité de Derechos Civiles y Políticos en 2015

Las recomendaciones de los Estados en el Segundo Ciclo del Examen Periódico Universal en 2016.

DENUNCIAMOS Y LAMENTAMOS QUE:

El Poder Legislativo

En sus gestiones 2000/2006 con mayoría del Movimiento Quinta República,  2006/2011 con mayoría del Partido Socialista Unido de Venezuela y, 2016/2020 con mayoría de la Mesa de la Unidad Democrática ha ignorado las innumerables solicitudes que las organizaciones de LGBTI hemos presentado ante en dicha institución democrática.

La elección de Rosmit Mantilla como Diputado gay y Tamara Adrián como Diputada Trans, no se haya traducido en las modificaciones y adaptaciones legales necesarias para la inclusión social de las personas LGBTI y para el disfrute pleno de sus derechos humanos. 

La Declaración del Día Nacional contra la homofobia, transfobia y Bifobia haya sido un solo un gesto inicial y que no se haya reflejado en reformas legales efectivas.

No se haya promovido la discusión de temas cruciales como el derecho a la igualdad y la no discriminación, el Estado Laico, el matrimonio para todas y todos sin discriminación. 

No se hayan establecido acciones  a través de foros, reuniones y consultas a la sociedad civil organizada en ONG, grupos, colectivos y Asociaciones Civiles, entre otros para la creación de leyes de acuerdo a los estándares internacionales de derechos humanos. 

El Acuerdo  sobre acciones tendentes a visibilizar y mitigar el impacto diferenciado del COVID 19 sobre la población de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex como consecuencia de la homofobia, transfobia y la bifobia haya incluido una oración favorable al Matrimonio heterosexual establecido en el artículo 77 de la Constitución el cual es discriminatorio contra las parejas del mismos sexo. 

A la fecha de hoy, la Junta Directiva de la Asamblea Nacional no haya respondido a nuestra solicitud de modificación del Acuerdo sobre personas LGBTI aprobado el 19 de mayo, ya mencionado en el punto anterior. 

DENUNCIAMOS Y LAMENTAMOS QUE:

El Poder Judicial

Haya declarado la nulidad de la Declaración de Día Nacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia realizada por la Asamblea Nacional el 12 de mayo de 2016.  

Haya impedido el pleno funcionamiento de la Asamblea Nacional para que esta pudiera emprender las reformas legales que permitan a personas LGBTI el disfrute de sus Derechos Humanos. 

No responda las demandas legales introducidas ante el Tribunal Supremo de Justicia sobre las distintas leyes que impiden el disfrute de Derechos Humanos a las personas LGBTI.

DENUNCIAMOS Y LAMENTAMOS QUE:      

La Defensoría del Pueblo

No ha materializado la promesa de creación y puesta en funcionamiento de una defensoría especializada en personas LGBTI realizada por la gestión de Gabriela del Mar Ramírez en 2010, con el objeto de facilitar la recepción de denuncias y gestión de casos por razón de orientación sexual, identidad y expresión de género.  

No cuente con protocolos para la gestión de casos de discriminación por razón de orientación sexual, identidad y expresión de género. 

No se avoque a la elaboración de recomendaciones al Poder Ejecutivo, al Poder Legislativo y al Poder Judicial sobre políticas públicas y creación o adaptación de leyes que contribuyan a mejorar la situación de las personas LGBTI en Venezuela.

DENUNCIAMOS Y LAMENTAMOS QUE:

El Ministerio Público

No cuente con un protocolo de atención a personas LGBTI víctimas de crímenes de odio 

No se hayan creado fiscalías especializadas para atender casos de violencia contra personas LGBTI.   

No se reflejen en las estadísticas de reportes criminales los datos de manera desagregada por sexo, género, orientación sexual, identidad y expresión de género, entre otros datos relevantes que puedan dar información oficial sobre crímenes de odio contra personas LGBTI.

DENUNCIAMOS Y LAMENTAMOS QUE:

El Consejo Nacional Electoral

Siga impidiendo a las personas trans realizar el cambio de nombre de acuerdo a su identidad auto-percibida tal como lo establece el artículo 146 de la Ley Orgánica de Registro Civil.

DENUNCIAMOS Y LAMENTAMOS QUE:

Los estados y municipios que han declarado el 17 de mayo como día municipal y estadal contra  la homofobia, transfobia y Bifobia, y que adicionalmente han establecido una ordenanza contra la discriminación no hayan elaborado las diligencias pertinentes para crear programas de formación a sus empleados y funcionarios públicos civiles y policiales a este respecto, y la realización de actividades orientadas a visibilizar esta fecha y su propósito.

 

HOY DEMANDAMOS LO SIGUIENTE:

A todos los funcionarios y servidores de los poderes públicos del Estado el cumplimiento de sus compromisos en materia de derechos humanos para con las personas Lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex.

Al Poder Ejecutivo: Cumplir con las recomendaciones elaboradas por los diferentes organismos de derechos humanos y los compromisos adquiridos en este mismo sentido.  

Al Poder Legislativo: Someter a ratificación la Convención Interamericana contra toda forma de Discriminación e Intolerancia.

Emprender las modificaciones legales pertinentes según los estándares internacionales de Derechos Humanos para que las personas LGBTI puedan tener una vida digna en igualdad de condiciones al resto de la ciudadanía.

Al Tribunal Supremo de Justicia: Cumplir con las recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la Opinión Consultiva 24/17 en relación a permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo. Así como permitir a las personas trans e intersex la modificación de nombre y género a través de un proceso administrativo de manera clara y expedita libre de procedimientos estigmatizantes. 

Responder a todas las demandas sobre personas LGBTI interpuestas ante su despacho y que permanecen sin ser atendidas.

A la Defensoría del Pueblo: cumplir con su deber de protección y defensa de las personas sin discriminación

Al Ministerio Publico: proceder a investigar todos los crímenes de odio contra personas LGBTI debido a su orientación sexual, identidad y expresión de género, a iniciar la reparación de los daños a víctimas y familiares y garantizar la no repetición de los mismos.

A los cuerpos policiales y de seguridad: Actuar apegados a los protocolos y procedimientos según los estándares internacionales de derechos humanos. Evitar incurrir en abusos de poder contra las y los venezolanos en particular con los más vulnerables como las personas LGBTI.  

A los gobernadores y alcaldes: cumplir con las disposiciones de los acuerdos contra la homofobia, transfobia y bifobia en sus estados y municipios. Elaborar políticas públicas de inclusión social para las personas LGBTI.  Emprender programas de capacitación y sensibilización a sus funcionarios en materia de Derechos Humanos.

A la empresa privada: Iniciar las medidas pertinentes para otorgar a los empleados que se identifiquen como homosexuales ambientes seguros a tal fin. Reconocer los beneficios laborales a los empleados en relaciones con personas de su mismo sexo en igualdad de condiciones a las parejas de distinto sexo.

Emprender procesos de formación, capacitación y sensibilización a gerentes de personal, gerentes administrativos y empleados en general sobre ambientes de trabajo libres de acoso y discriminación por razón de género, orientación sexual, identidad y expresión de género, en concordancia con las recomendaciones de Naciones Unidas sobre la empresa privada y el cumplimiento de los Derechos Humanos. 

A los partidos políticos: a emprender un dialogo real con las organizaciones de la sociedad civil que permita a sus integrantes entender e impulsar de manera genuina los derechos humanos de las personas LGBTI. Estar conscientes de su responsabilidad para con el progreso y bienestar de la ciudadanía en general, con mayor énfasis a los grupos discriminados y violentados en sus derechos.

A la sociedad venezolana:

Les instamos a abrazar la defensa de derechos humanos para todas y todos sin discriminación. Una sociedad verdaderamente democrática no establece condiciones para el disfrute de derechos humanos de acuerdo a características particulares de las personas. Todos nacemos libres e iguales en dignidad y en derechos. Nadie puede quedar por fuera en la construcción de una nueva democracia.

La aprobación de derechos a personas LGBTI no significa que otras personas perderán sus derechos, por el contrario, significa que seremos una sociedad más justa, más equilibrada y más inclusiva para todos.

“A aquellos que usan argumentos religiosos o culturales para privar a las personas LGBTI de sus derechos humanos les pregunto: ¿Qué ganas con hacer que otros sean menos iguales?, ¿es tu religión o cultura tan débil que necesitas privar a otros de sus derechos humanos fundamentales?” Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon. Septiembre 2016.

 

 

 

Compartir

Manifiesto por la visibilidad lésbica

26 de abril de 2019

Manifiesto por el día de la visibilidad lésbica

La realidad lésbica en Venezuela

Por: Quiteria Franco

Unión Afirmativa de Venezuela

 

El día de hoy quiero hablarles a todas las mujeres lesbianas venezolanas. Vivimos en la actualidad tiempos muy convulsos, tiempos que nos obligan a plantearnos muchos retos.

Históricamente las mujeres hemos sido sometidas al ostracismo, a la violencia, a la exclusión, a la esfera de lo privado, a cumplir, muchas veces en contra de nuestra voluntad, con roles sociales impuestos por la sociedad dominada por los hombres.

No ha sido diferente para las mujeres lesbianas, por el contrario, hemos sido objeto de la misma discriminación que las mujeres heterosexuales y, además, por algunos de nuestros pares homosexuales.  

Han pasado 40 años desde la creación del primer grupo gay, Entendidos y casi 30 desde el inicio del movimiento homosexual en Venezuela en 1989 con el Movimiento Ambiente, ambos dominados por hombres gay y con presencia mínima de mujeres colaboradoras. El surgimiento de Amazonas, Mujeres de Venezuela en 2001, nacía como una fuerza que pretendía darle voz a la mujer lesbiana y lo logro, por un tiempo.

Puedo entender, perfectamente, el temor que podemos sentir las mujeres lesbianas para salir a la esfera pública, a mostrarnos, a visibilizarnos. Si, temor al rechazo, a perder el amor de nuestra familia, a perder un empleo, a ser sometidas al escarnio público en una sociedad profundamente machista.  Son muchos los años, de señalamientos, de acusaciones de ser estigmatizadas como seres perversos, enfermas o pecadoras. Sin embargo muchas mujeres, en tiempos más difíciles tuvieron el coraje de ser auténticas y no esconder su orientación sexual. Mujeres como Christina, Reina de Suecia, Ana, la Reina de Gran Bretaña, Gabriela Mistral, Chavela Vargas, Teresa de la Parra, Martina Navratilova, Ellen DeGeneres y muchas más. 

Pero hoy en día es algo que mundialmente hemos estado superando. Hoy en día contamos con la Declaración Universal de Derechos Humanos, con Pactos Internacionales, con los Principios de Yogyakarta, con un sinfín de leyes y recursos legales que nos protegen. Países que han ido avanzando en el reconocimiento de nuestros derechos. Todo esto no ha sucedido por arte de magia. Ha sucedido porque las mujeres lesbianas y hombres gays han salido a la calle. Han hecho lo que la mayoría de nosotras, las mujeres lesbianas en Venezuela, no nos atrevemos a hacer todavía, ser visibles.  

Sin duda alguna, se han abierto espacios para las mujeres como consecuencia de muchos años de esfuerzos del movimiento feminista (heterosexuales, lesbianas, bisexuales, mujeres negras) y en alianzas con  otros movimientos sociales. Desde el derecho a la educación, al trabajo, al voto, a nuestros derechos sexuales y reproductivos.  Aún falta mucho por conquistar como la igualdad laboral, salarial, la igualdad de oportunidades y equilibrio de responsabilidades en el hogar entre muchos otros pendientes. Pero no nos caigamos a mentiras queridas hermanas, no nos engañemos, esas conquistas son todas orientadas hacia la mujer cisgenero heterosexual, femenina, blanca, de clase alta. En la esfera pública, nosotras las mujeres lesbianas con todas nuestras particularidades (negras, pobres, con discapacidades) seguimos siendo invisibles. 

Excepto por unas cuantas actrices venezolanas que han salido del closet y por quienes estamos en el ámbito de la defensa de derechos humanos o el activismo, para el común de la sociedad todas somos mujeres heterosexuales y así nos tratan. En las leyes contra la violencia, los protocolos de atención en las consultas ginecológicas, consultas médicas, en los planes de inclusión, planes de igualdad, planes de paridad, igualdad y participación política, en las demandas por derechos sexuales y reproductivos, en los planes educativos, planes económicos, en los anales de la historia, en los grandes hitos de la sociedad las mujeres lesbianas seguimos siendo invisibles. 

Luego de treinta años de lucha por los derechos humanos: civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del movimiento homosexual en Venezuela y casi 50 en el mundo (con referencia a las marchas), las mujeres lesbianas venezolanas no tenemos un movimiento sólido. Seguimos encerradas en nuestras casas. Seguimos encerradas en el closet, seguimos escondidas en las discotecas, seguimos limitadas al anonimato en  los chats, usando perfiles falsos y seudónimos en las redes sociales. Seguimos temerosas de que nos vean junto a una mujer lesbiana muy visible, muy masculina o muy evidente por temor a ser identificadas como lesbianas.  Y aun estando en posiciones de poder las mujeres lesbianas optan por permanecer invisibles y prefieren ocultar su orientación sexual, inclusive si esta es muy evidente para muchos.

Y, no, no voy a seguir lanzando toda la responsabilidad en los hombres gay, al machismo, a las feministas heterosexuales. Tampoco pretendo culpar a las mujeres lesbianas, repito entiendo la historia de rechazo, pero ya es hora de superar ese pasado. Es hora de levantarnos de nuestros sillones,  es hogar de salir de nuestro encierro. Es hora de ser visibles, es hora de salir a reclamar y a exigir nuestros derechos.  El momento es ahora. Son demasiados años de encierro, son demasiados años de ser invisibles. Pero cada una de nosotras debe admitir su cuota de responsabilidad. 

Nadie está obligado a salir del closet, ese es un proceso individual y cada quien debe decidirlo a su justo momento y según sus circunstancias. Pero es una carga muy pesada eso de vivir una doble vida, de permanecer escondidas. Es un peso terrible mantener una parte importante de nuestras vidas ocultas. Ocultar nuestra felicidad al lado del ser amado, ocultar nuestra familia escogida, nuestra pareja e hijos, de ser el caso. Nadie merece vivir con una parte de sí misma oculta.  Es mayor el peso de mantener una vida oculta que el de ser una mujer lesbiana visible.

Siendo visibles nos exponemos al rechazo, a la violencia, al desprecio, a rechazo familiar, a despidos, pero  estando en el closet nos enfrentamos a la exclusión, a la alienación, a la marginación, a sufrir danos físicos y psicológicos y terribles enfermedades como el cáncer producto de ese sentimiento de rechazo interno. La invisibilidad nos limita en nuestros derechos, nos limita como ciudadanas, nos limita en nuestra dignidad como seres humanos.

La decisión de ser visibles es nuestra, de cada una de nosotras, pero si decides hacerlo debes saber que cuentas con apoyo, no estás sola. Hay muchas más mujeres como tú, sal a la calle y miralas. Al igual que tú, están llenas de miedo pero si sales las encontraras y podremos entonces apoyarnos mutuamente. Las mujeres lesbianas podemos crear círculos de amistad, de sororidad y apoyo mutuo, pero para lograrlo debemos ser visibles.

¿Y que ganaremos siendo visibles?

Ganaremos paz, derechos, la posibilidad de amar en libertad, ganaremos placer, ganaremos dignidad, ganaremos salud, ganaremos plenitud.  Ganaremos amistades, nos ganaremos el respeto de los demás por vivir fuera del closet.

Es mucho lo que hay por hacer, siendo visibles podremos exigir nuestros derechos:

Podremos exigir se reconozcan legalmente nuestras familias lésbicas

Podremos exigir se garanticen los derechos de nuestros hijos.

Podremos exigir protocolos ginecológicos que contemplen nuestras prácticas sexuales.

Podremos pedir políticas específicas para luchar contra la discriminación por orientación sexual.

Podremos exigir que nos contemplen en los planes de prevención del VIH-SIDA y otras ITS.

Podremos exigir ser incluidas en la prevención del cáncer.

Podremos exigir que cuenten con nuestra realidad en los planes de igualdad.

Podremos exigir que haya herramientas específicas para abordar la violencia intragénero.

Podremos exigir  se nos incluya en los planes de planificación familiar en caso de desear ser madres

Podremos exigir que el día de la visibilidad lésbica sea una celebración anual

Podremos exigir ser incluidas en los estudios y análisis de la realidad, del presente y del pasado y que se hagan visibles en el currículo escolar.

Podremos ayudar a nuestros padres, familiares y amigas a entender mejor qué es eso de tener una hija, hermana, prima o amiga lesbiana.

Podremos contribuir plenamente al desarrollo de nuestro país.

Que sea este el comienzo de una nueva era. Un nuevo tiempo para las mujeres lesbianas venezolanas. Uno tiempo signado por el coraje de salir y dar la cara. De decirle al opresor que no permitiremos nunca más ser invisibles y ser discriminadas por ser mujeres lesbianas.

Es hora de levantarte y decir con coraje “soy una mujer lesbiana, me visibilizo para exigir mis derechos humanos”. Seamos todas juntas visibles para exigir nuestros derechos humanos.

 

 

Compartir